Abuelo, padre, hijo: La dinastía Forlán.

LA DINASTÍA FORLAN

Todos conocemos a Diego Forlán, jugador de la selección uruguaya y de clubes como Independiente, Atlético de Madrid e Inter entre otros, pero la historia que traemos a continuación es también la de su padre y su abuelo (materno), y como estuvieron ligados a la selección charrúa desde siempre. Todos ellos participaron en Mundiales, todos ellos ganaron una Copa América. La dinastía Forlán.

abuelo-padre-hijo

El comienzo de la dinastía se remonta a 1907 cuando en la capital del otro país rioplatense nació Juan Carlos Corazzo. La vida decidió que Juan fuera futbolista y se desempeñara como mediocampista en algunos clubes de Uruguay. Luego de eso se probó en Racing, y tras ser rechazado se cruzó de vereda, a Independiente, donde hoy todavía es recordado como un ídolo. Al retirarse decidió continuar en el mundo del fútbol, pero como técnico, y fue así como llegó a estar al mando de su selección en 4 períodos diferentes.

Dirigiendo al combinado charrúa consiguió dos Copas América, una en 1959 (en Ecuador) y otra en 1967 (en Uruguay). Durante esta última uno de sus dirigidos fue Pablo Forlán, su yerno. Apodado “El Boniato” y nacido en Soriano, el padre de Diego se desempeño como lateral derecho en clubes de su Uruguay natal y Brasil, teniendo sus pasos más destacados en Peñarol (4 campeonatos, una Libertadores, una Intercontinental) y San Pablo (3 Campeonatos Paulistas). Además de participar y triunfar en el ya citado Campeonato Sudamericano de 1967, integró los planteles de los Mundiales de 1966, 1970 y 1974, siendo así uno de los pocos uruguayos en estar en 3 citas mundialistas.

forlan-levanta-copa-americaFinalmente llegamos a Diego Forlán, el más conocido y renombrado de la dinastía. Nombrado como Mejor Jugador del Mundial de 2010 y siendo el jugador con más presencias de la Banda Oriental solo tenía un titulo en mente por ganar, el de la Copa América, tal cual lo habían hecho sus antepasados. Y lo logró en 2011 cuando la selección que él conducía desde adentro se coronó campeona con dos goles de su autoría al vencer a Paraguay en Argentina. Días después de la consagración dijo “Este título significa mucho. Mi abuelo lo ganó, mi padre lo ganó y ahora lo gané yo” y agregó “Tres generaciones se llevaron este torneo, el apellido quedará en la historia”.

La dinastía de los Forlán quedará marcada en los Mundiales, pero más aún en la historia de la Copa América: tres generaciones seguidas, de una misma familia, lograron el torneo continental. Apareció una dinastía sin edad, la de los Forlán, en cuyo testamento siempre figura la misma herencia: la Copa. Quizás esta aun no haya finalizado, quien dice, los hijos, nietos y generaciones futuras puedan agregar más capítulos al extenso y fructífero historial familiar.