LOS ARGENTINOS QUE GRITARON CONTRA ARGENTINA

0

Apenas está entrando al área, siente el agarrón de Hernán Díaz y se deja caer; el árbitro compra y señala el punto de penal. Él se levanta y camina sonriente, feliz. Sabe que se encargará de ejecutar la pena máxima, y se tiene una fe ciega para decretar el 1-2 de Paraguay ante Argentina.

El 6 de julio de 1997, Paraguay recibió a la Selección Argentina dirigida por Daniel Passarella. El encuentro correspondió a las Eliminatorias de cara al Mundial de Francia 1998, y terminó en triunfo albiceleste con goles de Marcelo Gallardo de tiro libre, y Juan Sebastián Verón. La particularidad estuvo en el numero diez paraguayo: Roberto «El Toro» Acuña.

Nacido en Avellaneda en 1972, el mediocampista surgió y debutó en Nacional de Paraguay, para recien retornar a suelo argentino en 1993, con el motivo de vestir la camiseta de Argentinos Juniors. Sus buenas actuaciones llamaron la atención de Boca Juniors. En el «Xeneize» disputó 43 partidos y convirtió 3 goles, destacando además por su capacidad de adecuarse a cualquier puesto en el mediocampo y su fiereza.

Acuña decidió obtener la nacionalidad paraguaya, y con la albirroja, disputó 3 mundiales: 1994, 1998 y 2002. También se transformó en el 2° jugador con mas partidos disputados en la historia de aquel seleccionado, con 97 encuentros y solo superado por Carlos Gamarra (110). Años más tarde, «El Toro» se dio el lujo de convertirle otra vez a Argentina: en el Monumental, ante la Selección de Bielsa y por las Eliminatorias 2002, mostró su gran remate de media distancia abriendo el marcador, y también besó el escudo de aquella Federación, en señal de orgullo por la camiseta que defendía. Aquel partido terminó un 1-1: Pablo Aimar fue el encargado de batir a José Luis Chilavert.

* SIGUE VIGENTE: A los 43 años, Acuña es capitán de la Selección Paraguaya de Fútbol Playa, luego de haber jugado en 12 de Octubre, Olimpia y Rubio Ñu. Además, en el fútbol argentino, se ganó el cariño del público de Independiente (1995-1997) y pasó por Rosario Central (2006). También destacó en el fútbol español: Zaragoza, La Coruña y Elche.


En el Estadio Mario Alberto Kempes, Ángel Di Maria ya puso la pelota en el ángulo para decretar el Argentina 1-0 Paraguay. Sin embargo, a los 16 minutos, Rodrigo Braña -que reemplaza a Mascherano- tocó la pelota con la mano adentro del área, dándole la oportunidad perfecta a Fabbro en su debut con la Selección Paraguaya.

Ya habían pasado 15 años de aquel primer gol de Acuña a Argentina. La historia, a punto de repetirse: un argentino nacionalizado paraguayo, a segundos de convertirle un gol a su país natal. Por aquellos días, Jonathan Fabbro era lider indiscutido de Cerro Porteño. Ya había jugado en Mallorca, Boca, Once Caldas, Atlético Mineiro, Guaraní y Universidad Católica. Aquel Argentina – Paraguay significó el debut oficial del mediapunta con los colores albirrojos, y mejor imposible, fue con gol: su derechazo fue inalcanzable para la buena estirada de Sergio Romero.

Las cosas estaban 1-1 con aquel tanto de Fabbro, pero la Selección dirigida por Alejandro Sabella estaba de racha: Higuaín capitalizó un error de la defensa rival, y Lionel Messi ejecutó por debajo de la barrera un exquisito tiro libre, que decretó el 3-1 final. Tiempo más tarde, el mediapunta sería uno de los pedidos de Ramón Díaz para reforzar a River, y tras una extensa novela, en 2013 se dio su arribo. «Llego a uno de los equipos más grandes del mundo», declaró el ex Boca, pero sus actuaciones no estuvieron a la altura de las circunstancias. Hoy, a 3 años de aquel debut oficial, el riojano más ganador en la historia riverplatense conduce el timón paraguayo en la Copa América, y Fabbro no está en la lista de 23.


Una de las últimas pelotas del partido cae en el área Argentina. Lucas Barrios puede ver cómo Da Silva gana con facilidad en el salto a Lucas Biglia, y su posterior desmarque evidencia falta de concentración en la defensa albiceleste. La zurda de Barrios conecta con el nuevo balón «Zincha». El 2-2 es algarabía paraguaya y desconcierto argentino.

15 fueron los partidos que disputó en Argentinos Juniors, convirtiendo 5 goles. 17 veces vistió la camiseta de Tigre, sin poder llenarse la boca de gol. Tras arribar al Deportes Temuco de Chile, se dio el lujo de convertir 12 tantos, pero en su regreso a Argentina para jugar en Tiro Federal, volvió a quedarse con las ganas: solo 1 gol en 12 juegos.

El destino de Lucas Barrios no parecía estar en Argentina. Esto parecía confirmarse en su segundo paso por Chile: 26 gritos en 39 partidos con la camiseta de Cobreloa le permitieron jugar en el Atlas de México, aunque no pudo destacarse. Por eso regresó al país trasandino para actuar en un grande como Colo Colo, y allí, la promesa se hizo realidad: 53 partidos, 49 goles y 1 titulo antes de partir al viejo continente para la oportunidad de su vida: Borussia Dortmund.

En Alemania siguió llenándose la boca de gol, y en Paraguay advirtieron que era el momento ideal de seguir con los argentinos nacionalizados: Lucas Barrios obtuvo la nacionalidad y se transformó en un «refuerzo» para Gerardo Martino. El nacido en la ciudad de San Fernardo jugó 1 Mundial con la albirroja y fue subcampeón de América en 2011; cosas del destino, el mismo entrenador que le dio la chance en la Selección de Paraguay, fue víctima de su olfato goleador en el debut de argentinos y paraguayos en la Copa América 2015.

Share.

About Author

1994. Si no rueda una pelota me siento incompleto. Cuando sea grande diré que vi jugar a Messi. Disfruto de leer y escribir.

Do NOT follow this link or you will be banned from the site!