CUANDO ARGENTINA ERA MUY SUPERIOR A BRASIL

0

1940. Eran tiempos muy diferentes a los actuales. En esos momentos, aunque cueste creerlo, el mejor fútbol del Mundo se exhibía en Sudamérica: en los países que rodean al Río de la Plata: Uruguay, ya campeón del mundo; Argentina, muy superior a Brasil.

Brasil, país con más títulos mundiales, no era lo que fue después; solo había conseguido un tercer puesto en Francia 1938, con una notable actuación de Leónidas Da Silva, un delantero de buena gambeta y que tenía algún signo característico de jugadores brasileros que aparecerían los años siguientes. Lejos quedaban ya los años de brillantez que caracterizaron al juego brasilero a principios de la década del 20, cuando un muchacho mulato de ojos verdes ganó varios campeonatos y metió tantos goles que se dice que ni Pelé pudo alcanzarlo. En fin, el clásico Argentina – Brasil tampoco generaba la locura ni tenía la importancia que adquirió mucho después. Lo interesante de todo esto es que los años a discutir en la nota fueron tan fructíferos que si hoy en día la Albiceleste lidera el historial, es gracias a lo que se logró en ellos. 

Un 15 de Enero de 1939, se consiguió el primer gran triunfo; se disputaba la Copa Roca en el estadio de Sao Januario, Río de Janeiro. Herminio Masantonio, José Manuel Moreno y Enrique García fueron los encargados de marcar en la victoria más abultada que se ha conseguido como visitante; 5-1. Descontó para Brasil el anteriormente mencionado Leonidas Da Silva. Mientras la Segunda Guerra Mundial tenía lugar en Europa, Argentina maravillaba con su juego; tenía delanteros fantásticos, entre los que se encontraban los tres goleadores mencionados, Carlos Peucelle, gracias a cuyo traspaso River se ganó el apodo de Millonario y Antonio Sastre, el primer jugador polifuncional. Una semana después, Brasil tuvo su revancha y logró ganar no sin dificultad por 3-2. El siguiente mes, se enfrentaron en dos ocasiones, ambas en Sao Paulo. Primero, empataron 2-2 y un par de días más tarde, Argentina se desahogó logrando otro gran triunfo, ganando 3-0 con goles de Emilio Baldonedo, Manuel Fidel y Sastre. Y no era suficiente. Era un equipo con mucho hambre de gol, y al estar en plena Guerra, no había Mundiales. Los amistosos eran más que ideales para dar espectáculos a la gente.

El 5 de Marzo de 1940, Argentina brindó una fantástica e inolvidable exhibición de fútbol, y venció a su histórico rival por 6-1, en la cancha de Sportivo Barracas, cuando también se encontraba en disputa la Copa Roca por lo que la victoria tuvo un condimento especial. Peucelle, fantástico wing derecho que marcó 113 goles en los 10 años que jugó en River, marcó la mitad de los goles aquella tarde en Buenos Aires. Otros dos los hizo Masantonio, tercer máximo goleador de la historia del fútbol argentino con 256 tantos, y el último lo hizo Emilio Baldonedo, ídolo histórico de Huracán. Un dato curioso es que jugó seis partidos en la Selección Argentina y cinco fueron contra Brasil, a quien le convirtió 7 goles, todos en 1940. 

Ese 6-1 no sería la última gran victoria albiceleste sobre la Canarinha ese año, ya que casi dos semanas después, en Avellaneda volvieron a ganar 5-1. No jugaron nuevamente hasta luego del fin de la Gran Guerra, cuando los partidos empezaron a ser algo más igualados y la cosa se llegó a dar vuelta a favor de Brasil. Pero siempre quedará en el recuerdo esos años en los que la Argentina fue, definitivamente, mucho más que el pentacampeón.

Share.

About Author

Un romántico del futbol. Messista. Argentino por sobre todo. Junto letras en @PasionFulbo y @Uni_Futbolero. Muy ocasionalmente en @KaiserFootball.

Leave A Reply