Sebastián Beccacece, nuevo entrenador de Racing

¿QUÉ SE PUEDE ESPERAR DEL RACING DE BECCACECE?

Después del exitoso ciclo de Eduardo Coudet, Sebastián Becaccece llega a Racing para afrontar un 2020 que tendrá la Copa Libertadores como gran desafío para la Academia. El joven entrenador buscará dejar atrás su breve etapa por Independiente y repetir lo que logró en Defensa y Justicia.

Nunca es fácil dirigir a un equipo grande en Argentina, y mucho más cuando sucede después de un paso exitoso del predecesor. Tras la salida de Eduardo Coudet, la Comisión Directiva de Racing y el Manager, Diego Milito, decidieron contratar a un joven entrenador con una filosofía futbolística cercana a la del Chacho. ¿Por qué se inclinaron por Beccacece? Probablemente la decisión haya estado influenciada por el buen desempeño que mostró en Defensa y Justicia, que peleó el campeonato local de la primera parte del año, que justamente tuvo a Racing como campeón.

Los equipos de Beccacece proponen la posesión de la pelota como base para el desarrollo de su idea, complementada con transiciones rápidas y una presión intensa para recuperarla  (características afines a la idea plasmada de Coudet en el último año en Avellaneda). Sin embargo, esta propuesta fue mayormente vista en el Halcón, pero no fue así en otros equipos grandes como Universidad de Chile o Independiente.

Principalmente, se trata de un entrenador que dispone de un 4-3-3, aunque ha utilizado un 3-5-2 o 4-4-2 en varias ocasiones tanto en Defensa como en Independiente. Si tomamos al Halcón como su idea mejor llevada a cabo, Beccacece ponderó la salida limpia desde el fondo (a partir del triángulo formado por Lisandro Martínez, Alexander Barboza y Leonel Miranda), la dinámica constante para generar y atacar espacios (principalmente con sus interiores, Domingo Blanco y Matías Rojas) y una presión alta e intensa ejercida por el tridente ofensivo.

Si se tiene en cuenta el plantel con el que contará el entrenador rosarino, se puede aventurar con que encontrará jugadores que pueden adaptarse a su forma de jugar, incluso con mayor comodidad que la pudo haber encontrado en Independiente.Centrales como Leonardo Sigali, Lucas Orban o Nery Domínguez suelen tener buena conducción y capacidad para filtrar pases. Ivan Pilud y Eugenio Mena pueden ocupar zonas intermedias para encontrar líneas de pase internas. Marcelo Díaz cuenta con una gran cantidad de recursos para ser el constructor de juego y Zaracho-Rojas parecen ser perfectos para demostrar su despliegue, verticalidad y profundidad para atacar en tres cuartos de cancha. Y ni hablar de Lisandro López, quien entiende como muy pocos la función de “falso nueve” (utilizada por Nicolás Fernández en Defensa) para retrasarse, generar juego y clarificar los ataques.

Quizás la función más complicada de encontrar en su plantel es la de los extremos que le den la amplitud tan necesaria para el juego posicional. Por eso no extraña que el primer refuerzo sea Benjamín Garré, un futbolista que se desempeña en esa posición. Otros casos como David Barbona, Nicolás Reniero y Walter Montoya, podrían ocupar esa zona, aunque con características muy distintas. Esto hace pensar que, probablemente, Beccacece apunte a sumar a extremos puros como Pusetto o Fértoli, dos de los rumores más fuertes del incipiente mercado de pases veraniego.