Créditos: Club Atlético Newell's Old Boys

NEWELL’S CRECE A PASO FIRME

Newell’s Old Boys es uno de los equipos que mejor desempeño registra en el arranque de la Superliga 2019/20. El equipo rosarino, que comenzó el campeonato apremiado por su bajo promedio, demuestra estar en sintonía con la ideas de su entrenador, Frank Kudelka. Los buenos resultados encuentran respaldo en un juego que muestra patrones muy definidos.

Desde la llegada del nuevo cuerpo técnico, la Lepra se organiza en un 4-3-3 que se adapta de gran forma a las características de los futbolistas y a las propias pretensiones de Kudelka. Newell’s es un equipo que privilegia la posesión y busca ser incisivo a partir de la misma, pero que también se muestra solidario sin pelota: intensidad para recuperar lo más rápido posible. No obstante, por ejemplo, en su victoria ante Patronato, el conjunto rosarino también mostró orden táctico cuando no pudo imponer sus condiciones. Replegarse y ceder algunos metros no le sienta mal mientras la estructura esté compacta. Esa dualidad le permite ser uno de los equipos más regulares en la Superliga Argentina.

De todos modos, hablar de estructuras futbolísticas sin nombres propios resulta insuficiente. El modelo de juego que pregona Kudelka tiene razón de ser a partir de los intérpretes. La defensa está liderada por Cristian Lema y Santiago Gentiletti, dos recios marcadores centrales que arribaron en el último mercado de pases y significaron un salto competitivo en la última línea. Por otra parte, el lateral derecho Ángelo Gabrielli es una garantía por su criterio para atacar y sus conceptos defensivos; y en el lado opuesto, Mariano Bíttolo ratificó su titularidad.

La disposición del 4-3-3 que superó a Patronato en la última fecha.

En la zona media, sobresale la figura de Julián Fernández, un mediocentro muy físico. El ex Palestino se adueñó de la mitad de cancha a base de agresividad en duelos y un gran sentido de la ubicación para ser salida y posicionarse como eje de un juego que oscila entre posicional y funcional, según los partidos y los intérpretes. No obstante, la dinámica real al circuito de juego la aportan los interiores, quienes tienen un rol preponderante para Kudelka. Hasta su lesión, Jerónimo Cacciabue fue un baluarte por despliegue y determinación para pisar el área. Pese a que Lucas Villarruel parecía ser su reemplazante, en el triunfo ante Patronato fue Aníbal Moreno quien tuvo lugar desde el inicio. Y en el interior opuesto, Denis Rodríguez es otro que se ganó el puesto: fundamental para que el equipo no pierda el pulso de la presión post-pérdida, y también a la hora de transitar la mitad de cancha, por capacidad de pase y conducción.

En fase defensiva, Fernández se ubicó ocasionalmente como tercer central para evitar el 2v2 de los delanteros sobre los centrales.

En cuanto al ataque, es imposible obviar las figuras de Maxi Rodríguez y Mauro Formica. Ambos jugadores tienen libertad de movimientos para moverse, y la presencia de uno u otro modifica las conductas colectivas en busca de sacar la mejor versión de los dos jugadores más experimentados del plantel. «La Fiera» parte como extremo izquierdo pero sus mejores producciones coincidieron con incursiones sobre el carril central, liberando la banda izquierda para Bíttolo y pudiendo oficiar de lanzador para abastecer a los delanteros. Por su parte, Formica obliga a Kudelka a invertir el triángulo en mitad de cancha para merodear el habitat que mejor le sienta: libre, como mediapunta por detrás de un centrodelantero. Este suele ser Lucas Albertengo, que también llegó como refuerzo y lleva anotados tres goles. No obstante, el lungo ex Independiente también puede ocupar posición de extremo para incluir como referencia de área a Rodrigo Salinas.

Algunos datos que denotan el buen rendimiento rojinegro: es el cuarto equipo con más goles a favor (16, detrás de River, Lanús y Arsenal) y el tercero menos goleado (7 goles, detrás de Boca y Argentinos). Además, desde la asunción de Kudelka, pasó de ser uno de los equipos más frágiles en fase defensiva, a uno de los más compactos y peligrosos de cara al arco de enfrente. Así lo indica el siguiente gráfico de @bdatafutbol.

Si bien el camino a recorrer es largo y la situación que Frank Kudelka heredó es crítica, este buen comienzo y el afianzamiento partido a partido del modelo de juego propuesto permiten que Newell’s pueda ilusionarse con la salvación y, paulatinamente, volver a los puestos de vanguardia en el fútbol local. Pero de momento, no puede perderse de vista que, como afirman los protagonistas, se trata de un proyecto que todavía se encuentra en construcción.