Inter de Antonio Conte

INTER: RADIOGRAFÍA DE UN DESPERTAR

El ostracismo que atravesó el Inter luego de alcanzar el olimpo en 2010 ganando la Champions League llegó a su fin. La llegada de un entrenador de jerarquía, refuerzos jóvenes con proyección y un delantero total hicieron que el cuadro neroazurro despertara de una década opaca para retomar la senda de la ilusión y confiar en destronar al multicampeón Juventus. 

De arriba hacia abajo, Antonio Conte es un entrenador avezado con gran capacidad de plasmar su idea de forma inmediata en sus equipos. Juventus, Chelsea e Italia son parte de su muestrario como técnico pragmático y con ambición de llevar a sus equipos a lo más alto. En Inter, el desafío mayúsculo de competir ante el ocho veces campeón lo puso de cara a un grupo hambriento de crecer aunque con muchas falencias en varios sectores del campo. 

Handanovic; D’ambrosio, De Vrij, Skrinjar, Asamoah; Vecino, Brozovic; Politano, Nainggolan, Perisic; Icardi, fue el último once alineado por Luciano Spalletti en su estadía de dos años en el Inter, con rendimientos dispares. A simple vista, el principal cambio es el esquema: de un 4-2-3-1 al actual 5-3-2, además de algunos nombres propios. La salida de Mauro Icardi, capitán y goleador del anterior Inter, fue la primer gran decisión de Conte a su llegada. En consonancia, el jugador que solicitó para reemplazarlo, desde el minuto uno, fue Romelu Lukaku. El belga se adaptó a la perfección al molde del entrenador italiano y potenció todo el sistema.

¿Quienes fueron los grandes beneficiados con el nuevo módulo táctico? Dos nombres se destacan sobre el resto: Marcelo Brozovic y Lautaro Martínez. El volante croata, reconvertido a mediocentro tras el Mundial de Rusia, es amo y señor de la mitad de la cancha. Sin compartir el eje con otros volantes centrales, su gran capacidad asociativa (89% de pases completos ante Napoli) e inteligencia para manejar las líneas de presión le da al Inter la posibilidad de sostener el alto ritmo con el cual intenta jugar los partidos. Para esto, los tres centrales, capaces de jugar a campo abierto, sostienen su buen momento siendo una de las vallas menos vencidas del torneo con 16 goles en contra.

https://www.instagram.com/p/B3Zly94jVh4/

Por su parte, Lautaro Martínez explotó como delantero top de Europa junto a Lukaku en la delantera. Tapado por Icardi y un entrenador poco ávido para jugar con dos delanteros como Spalletti, el argentino tuvo una primera temporada buena en números pero magra en cuanto a minutos jugados. Con la llegada de Conte tras su más que aprobada Copa América, el ex Racing apareció en todo su esplendor: 9 goles en 17 partidos en Serie A y una gran cantidad de ocasiones creadas junto a su compañero de ataque. Juntos, argentino y belga son garantía de gol para un equipo que se sedimenta en ellos.

Por supuesto, obviar la trascendencia de Romelu Lukaku sería inútil. El belga lleva 16 goles y 4 asistencias en 23 partidos en la temporada. Claro, solo considerar los números sería banal. Su influencia en el equipo es total. Cuando Inter decide replegar líneas, su tremenda capacidad para jugar a campo abierto con espacios, como ante Napoli, resulta mortal para cualquier defensa. A lo largo de su exitosa carrera ha ido explotando esta característica hasta transformarse en un delantero todoterreno que puede llevar a la rastra a cuanto defensor se interponga en su camino. Gran parte del rendimiento interista se justifica por la presencia del belga.

A mitad de temporada, la idea y los intérpretes están claros. El tiempo y la resistencia de una plantilla corta dirá para qué está el Inter de Antonio Conte, gigante por fin despierto; ya eliminado de la UEFA Champions League, pero con la ilusión intacta de acabar con la hegemonía de Juventus en Serie A.

Resultado de imagen para lukaku lautaro