Argentinos Juniors 2019 - Diego Dabove

RADIOGRAFÍA DEL NUEVO LÍDER

Sólo cuatro equipos de la Superliga Argentina tienen menor porcentaje de acierto en pase que Argentinos Juniors (66,5%). El dato sirve como invitación para entender cómo se están comportando en la cancha los dirigidos por Diego Dabove, ahora nuevos líderes del certamen. El conjunto de Paternal, que perdió en el último mercado de pases a su máxima figura -Alexis Mac Allister-, ha sabido afrontar dicha baja para seguir con un alto nivel de competitividad. Con una continuidad en su esquema de 4-2-3-1, Argentinos está sabiendo llevar los partidos hacia donde pretende: escenarios muy físicos, de ritmo alto, imprecisiones en ambos lados y detalles que inclinan la balanza.

Otro dato fundamental para entender el funcionamiento de Argentinos es el que lo muestra encabezando la tabla de duelos aéreos disputados. Tanto para defender como para atacar, el juego en las alturas es fundamental en la estrategia de Dabove. Primero en defensa, porque posicionamiento y comportamiento de sus futbolistas más avanzados tienen como premisa generar incomodidad en los primeros pases de los rivales. Forzar el envío largo es el objetivo si no se logra recuperar en campo rival, y allí, en las alturas, Miguel Torrén y Carlos Quintana son garantía de confianza. Incluso en la dividida, con pivotes de mucho despliegue -Francis Mac Allister y Franco Moyano-, el Bicho suele imponerse por mera predisposición y lectura de lo que va a suceder antes con la tenencia rival.

A la hora de tener la pelota, el dato inicial de un bajo acierto en pase ejemplifica la verticalidad que suele tener el equipo. La pérdida de Claudio Spinelli fue bien maquillada con la contratación de Santiago Silva, un especialista en duelos físicos ante defensores centrales. Incluso, sin la pausa y la claridad que aportaba Mac Allister, Argentinos parece haber decidido extremar su propuesta de pases rápidos hacia adelante que permitan adelantar líneas. Diego Sosa es quien por lo general ocupa el rol de mediapunta, con numerosos esfuerzos físicos relacionados a lo defensivo, hasta el punto de adaptarse al rol de interior si Dabove decide disponer un triángulo en el círculo central. Más adelante, los extremos Damián Batallini y Gabriel Hauche son otros dos nombres que ayudan a explicar al Argentinos líder: suelen ubicarse entre central y lateral para tapar pases en salida; retroceden de forma constante a colaborar con los laterales; y en clave ofensiva, son fundamentales para finalizar o dar el último toque en arco rival. Ambos rematan con una frecuencia similar a la de Silva, e incluso lo superan en goles convertidos.

Otra ventaja de Dabove es que su última línea sale de memoria: Sandoval, Torren, Quintana, Elías Gómez. Este último es quien tiene más responsabilidades ofensivas, y cuando la salida es por su lado, Argentinos es capaz de resignar algo de juego directo para sumar control con la pelota al pie. Además, los cuatro tienen algo para decir en pelota parada, ya sea como cabeceadores o ejecutantes (Gómez). Pero claro está, su función primera es la defensa del área; evitar que los rivales rematen al arco. Y es preciso decir que lo están logrando: Argentinos está entre los cuatro equipos a los que menos le rematan al arco. Si se pone en ventaja, muy probablemente logre sumar, ya que sabe agruparse en bloque bajo y aguantar embestidas. Incluso, cuando los rivales logran encontrar remate al arco, suelen encontrar a un firme y seguro Lucas Chaves. Otro ejemplo de que a día de hoy, Dabove está sabiendo potenciar a sus piezas para encontrar un buen funcionamiento en cada una de sus líneas y orientar eso al plan general. En silencio y siendo regular para puntuar, Argentinos logró cerrar la décima fecha como líder.