LA GESTA HELÉNICA

3

Ya pasaron 13 años y la leyenda continúa. En las casas de Atenas los padres le contarán a sus hijos y estos harán lo mismo con los suyos y así sucesivamente, sobre el “Rey Otto” y sus 23 soldados que llevaron a Grecia hacia la conquista de Europa en 2004.

Grecia llegó por primera vez a disputar una Eurocopa a Portugal con un perfil muy bajo. Su entrenador, el alemán Otto Rehhagel, armó un equipo convencido de su idea: defender. Así es, a los Helénicos no les interesaba controlar el balón, generar situaciones al por doquier, conocían sus limitaciones y exaltaron sus virtudes al crear un entramado defensivo que fue un autentico puzzle imposible de resolver para todos sus rivales.
Grecia-formation-tactics
Fue emparejado en el Grupo A junto a España, Rusia y el local, Portugal. Precisamente fue ante este último rival, en la inauguración y ante todo el mundo que dieron el primer golpe: 2 a 1 con goles de Giorgios Karagounis y Angelos Basinas de penal. Caído el primer gigante el segundo paso era España y el tanto de Fernando Morientes a los 28’ parecía un retorno a la realidad pero en el complemento Angelos Charisteas igualó las acciones para llegar como líder al último partido. En frente estaba Rusia, ya eliminada, pero que aún así los derrotó por 2 a 1 (Zisis Vryzas). El triunfo de Portugal sobre España le dio a Grecia la clasificación a cuartos de final.
Francia, última campeona, estaba dispuesta a darle el golpe definitivo. Zinedine Zidane, David Trezeguet y compañía dispusieron del balón durante todo el partido sin lograr vulnerar el planteo de su rival que esperaba agazapado para dar el golpe. El mismo llegó a los 65’ con un cabezazo de Charisteas. Con esa facilidad liquidó el pleito.
En las semifinales lo esperaba el equipo sensación, por su juego y figuras, República Checa. El trámite fue un calco de los partidos anteriores pero esta vez “ese momento” llegó recién en el 105’ con un anticipo ofensivo de Traianos Dellas de cabeza para darle el pase a la final.
Otra vez Portugal. Los dirigidos por Luiz Felípe Scolari querían tomarse revancha de la vergüenza que pasaron en el debut. Otto y sus muchachos no iban a claudicar en su idea justo en la final y su contrincante volvió a caer en la misma trampa. Grecia tuvo un solo tiro de esquina, un solo remate al arco y fue el gol de Charisteas (sí, de cabeza). Así de sencillo y efectivo.

Theo Zagorakis fue el mejor jugador del torneo y capitán de una selección que fue penúltima en promedio de posesión (43%) y la segunda que menos remató al arco (7,8) en todo el torneo.

Share.

About Author

3 comentarios

  1. ¡Excelente nota! Muy completa, soy seguidora del fútbol griego sobretodo de la selección, ese fue un hito en su historia y creo que a partir de ese momento empezaron a ser más respetados e incluso mejoraron su juego . Siguen siendo muy criticados por esa forma de juego, aunque ahora vemos más seguido equipos como Holanda que juegan parecido, pero al ser un grupo con varios jugadores de renombre no tienen casi crítica. Nuevamente, muy buena nota. Aún sigo recordando con alegría esa campeonato. ¡Saludos!

  2. Pingback: La década súbita

Leave A Reply