30 DE ENERO DE 1994: LA TARDE DE GIMNASIA CAMPEÓN

0

El 30 de Enero de 1994, La Plata se vistió de azul y blanco para festejar el primer título de Gimnasia en el profesionalismo.

Corría el invierno de 1993 cuando la Asociación del Fútbol Argentino (AFA) decidió imitar las famosas “Copa del Rey” o “Coppa Italia”. Para eso, se llevó a cabo un particular sistema de doble eliminación directa. Los equipos podían llegar a la gran final a través de la ronda de ganadores y la ronda de perdedores. Según indicaba la Revista Solo Fútbol, el certamen también tenía como objetivo brindarles un respiro económico a los clubes luego del largo receso tras Eliminatorias y Copa América. No obstante, algunos le restaron importancia al torneo y otros se entusiasmaron cuando notaron que coronarse era posible. A excepción de los trofeos internacionales de España, Inglaterra o Italia, los equipos de Primera División que habían jugado la Temporada 1992/1993 eran los únicos habilitados a participar, con excepción de los descendidos Talleres y San Martín de Tucumán.

Las desprolijidades del fútbol argentino no datan del último lustro, y es por eso que la Copa Centenario de 1993 contó con un déficit organizativo. El claro ejemplo es que, se estimaba, sería un torneo de corta duración, y terminó recién a finales de enero de 1994. Gimnasia tendría en la final el debut de su nuevo entrenador, Roberto Perfumo. Antes, Carlos Ramacciotti y Carlos Sbrissa habían comandado al equipo hasta la ronda definitoria, tras dejar en el camino a Estudiantes de La Plata (1-0), Newell’s (1-0), Argentinos Juniors (2-1) y Belgrano de Córdoba (2-2 y pase por penales).

El Lobo llegó a la final a través de la ronda de ganadores, lo que le otorgaba ventaja deportiva: jugaba de local, el empate lo consagraba, y si perdía tenía lugar a un nuevo partido. Por tratarse del River conducido por Daniel Passarella y la histórica dificultad de Gimnasia en momentos decisivos, las especulaciones fueron muchas. Perfumo no dudó en la estrategia a utilizar: “Buscar el empate era suicida”, reconoció tiempo después.

A las 17 horas, Javier Castrilli dio el pitazo inicial bajo un calor agobiante. El Estadio Juan Carlos Zerrillo estaba repleto y muchas almas lo escuchaban por radio ya que se trataba de un evento codificado. Los de Núñez comenzaron a presionar desde el primer minuto, y pudieron abrir el marcador desde los doce pasos. Allí, el joven arquero Javier Lavallén le atajó de forma espectacular un fuerte tiro a Guillermo Rivarola. “Esa atajada fue la que me marcó en mi carrera deportiva. Creo que esa fue la más importante y no estuve solo. Mis compañeros y la gente me ayudaron para mandar la pelota por encima del travesaño”, afirmó.

Resultado de imagen para javier lavallen penal 1994

Las cosas comenzaban bien e irían aún mejor para el “Lobo”, ya que sobre el final del primer tiempo Guillermo Barros Schelotto envió un centro al corazón del área y Hugo Romeo Guerra, de palomita, superó a Sergio Goycochea para adelantar a Gimnasia en el marcador. En ese momento, River necesitaba de dos goles para evitar la consagración tripera.

Los fantasmas aparecieron en el comienzo del segundo tiempo cuando Facundo Villalba selló el 1-1. No obstante, el corazón de Gimnasia fue incansable y a los 30 minutos de la segunda mitad, otro centro de Guillermo fue conectado por Pablo Fernández. El título estaba más cerca que nunca, y confirmó que se quedaba en La Plata cuando sobre el final, “el Mellizo”, gran figura de la cancha y ya observado por los clubes grandes, puso el 3-1. El público desbordó de alegría e irrumpió en el césped para festejar el primer título del profesionalismo.

Gimnasia había sido ganador del Campeonato en 1929 cuando el fútbol era amateur a pesar de existir jugadores que cobraban por jugar. “El Expreso” de 1933 estuvo cerca de coronarse, pero se vio perjudicado en la recta final por arbitrajes dudosos. La década del 60 también vio al conjunto tripero quedarse a las puertas de la alegría. La maldición se terminó aquel 30 de enero de 1994, cuando en las calles de 60 y 118 se cumplía el sueño de media ciudad que se unía en un emocionado grito de “dale campeón”.

FICHA DEL PARTIDO: GIMNASIA 3-1 RIVER

Gimnasia: Javier Lavallén; Guillermo Sanguinetti, Pablo Morant, Darío Ortiz y Sergio Dopazo; Pablo Fernández, José María Bianco y Fabio Talarico; Gustavo Barros Schelotto; Guillermo Barros Schelotto y Hugo Guerra. Dt: Roberto Perfumo.

River Plate: Sergio Goycochea; Hernán Díaz, Guillermo Rivarola, Ernesto Corti y Pablo Lavallén; Julio Toresani, Leonardo Astrada y Sergio Berti; Ariel Ortega; Gastón Silvani y Facundo Villalba. Dt: Daniel Passarella.

Share.

About Author

1994. Si no rueda una pelota me siento incompleto. Cuando sea grande diré que vi jugar a Messi. Disfruto de leer y escribir.

Leave A Reply