Los Galácticos

FUIMOS GALÁCTICOS

Era el 27 de agosto de 2003. 50.000 personas eran testigos en el Santiago Bernabéu de una nueva final disputada por aquel plantel del Real Madrid apodado Los Galácticos. Esa noche, la víctima era el Mallorca, por la vuelta de la Supercopa de España, y el resultado, 3-0 a favor de los locales. Lo que pocos se imaginaban era que aquel título, el séptimo de estas estrellas (incluyendo una Champions League, una Copa Intercontinental y dos Ligas de España), iba a ser el último que levantarían todos juntos con la casaca blanca puesta. ¿Qué pasó luego con estos jugadores? ¿Ese fue el punto más alto de su carrera?
Previo a esto, cabe mencionar que el auténtico mentor de toda esta historia es Vicente Del Bosque, posterior campeón mundial con España, quien comandó este colectivo de egos durante cuatro años y logró la mayoría de las alegrías. Pese a esto, la noche nombrada lo tuvo al portugués Carlos Queiroz como director técnico, ya que el español había sido echado pocos meses antes, como síntoma del principio del fin. Es importante mencionar esto, ya que los mismos jugadores siguieron varios años más, pero los campeonatos se cortaron tanto con él como con los siguientes 5 entrenadores.
Para la mayoría de los cracks que comandaron esa plantilla, la única solución fue la escapatoria. Los primeros en irse, de la mano del DT original, fueron Claude Makelélé, Fernando Hierro y Flávio Conceição. Para el francés llegarían luego 5 títulos con Chelsea y 1 con el Paris Saint-Germain, y luego la chance de dirigir a ese mismo equipo y al Bastia, del cual sería despedido tras 2 triunfos, 4 empates y 6 derrotas. En el caso de Hierro, su carrera también se iría a pique con su fichaje por el Al-Rayyan de Qatar y, más tarde, por el Bolton Wanderers en el que se retiraría en 2005. En la actualidad se desarrolla como ayudante de Carlo Ancelotti en su Real Madrid del corazón. Finalmente, el último acabaría entre cesiones y ligas menores como las de Turquía y Grecia, para más tarde convertirse en empresario al adquirir el club brasileño Nova, el cual prepara jóvenes futbolistas para dar el salto a Primera.
Entre 2004 y 2006, llegaría el tiempo de las idas al Inter de Esteban Cambiasso (multicampeón en Italia y actualmente escribiendo sus últimas páginas en el Leicester City), Luis Figo (quien se retiró en el Madrid, y hoy es dirigente) y Santiago Solari (con futuros pasos sin pena ni gloria por San Lorenzo y Peñarol), y el retiro de Zinedine Zidane tras el cabezazo a Materazzi en el Mundial de Alemania 2006 para luego comenzar a estudiar para ser DT. Sin embargo, el plantel se desarmaría totalmente en 2007. Ese año se irían David Beckham (Los Ángeles Galaxy, AC Milan y retiro en Paris Saint-Germain; actual modelo de una empresa de motos), Francisco Pavón (el canterano se fue al Real Zaragoza y luego al Arles-Avignon de Francia; descendió de categoría con ambos), Iván Helguera (campeón de Copa del Rey y retirada en el Valencia, para luego dedicarse a deportes amateur y al periodismo en radio), Raúl Bravo (quien paseó por muchísimos colores hasta caer a su actual Veria FC de Grecia) y los traspasos de los brasileños Roberto Carlos, al Fenerbahce de Turquía (y su retiro en el Anzhi de Rusia, del cual se cazaría el buzo de entrenador, cargo que ahora desempeña en el Sivasspor turco), y Ronaldo, al AC Milan (colgaría los botines en 2011 en Corinthians y más tarde se dedicaría a protagonizar realities para bajar de peso).
El único que sigue jugando hoy en el merengue es Iker Casillas (originario del club y que resistió magras temporadas para volver a alzar una nueva Champions League este año), ya que hasta Míchel Salgado (Blackburn Rovers), Guti(Besiktas) y Raúl (Schalke 04 y Al Sadd) abandonaron el barco. Entre modelaje, reality shows y fracasos deportivos, los ex jugadores de ese Real Madrid seguramente guarden en su memoria aquellos títulos de mediados del 2000. Casi ninguno pudo escapar al bajón deportivo de dejar de vestir una insignia tan valiosa (de hecho, el más exitoso luego de este periodo junto a Cambiasso fue el único que hoy juega allí) y la mayoría se retiraron sin pena ni gloria. ¿Qué pasará con las actuales estrellas? ¿Cristiano Ronaldo, Karim Benzema y Gareth Bale sufrirán mismos destinos?