Brasil de los cinco 10.

BRASIL DE «LOS CINCO 10»

Poco se recuerda en nuestro país del Mundial de México 1970. Es que nuestra selección no clasificó por primera vez en su historia, y en un intento de hacer que quede en el olvido, pocas historias se escribieron y casi nada saben las generaciones posteriores acerca de ese gran torneo. Lo cierto es que fue un certamen ganado desde el comienzo por un equipazo brasilero que quedó en la historia: el Brasil de los cinco números 10.

El conjunto «verdeamarelho» se había consagrado en Suecia ’58 y Chile ’62 con Pelé como figura excluyente, pero llegaba a México con sed de revancha por el sinsabor que se había producido en Inglaterra ’66, donde perdieron contra muchas patadas y planteos defensivos. Algunos meses antes de la cita mundialista, en un partido amistoso, el por entonces técnico Saldanha, dejó en el banco a O’rei y solo le dio unos minutos en cancha. Ante la presión popular del pueblo que quería ver bailar con la pelota a su máximo ídolo, Joao Havelange se vio obligado a sustituirlo por Mario Zagallo. Lo primero que hizo el nuevo entrenador fue juntar a «los 5» y decirles que no podía sacar a ninguno, y que por el contrario, quería formar una delantera temible con todos ellos.

Pelé, el 10 que usó la 10 celebrando un gol en la final

¿Quiénes eran los 5? Eran 5 números diez que lograron formar una constelación de estrellas y guiar a su selección nuevamente a lo más alto del mundo. Pelé, Edson Arantes do Nascimeinto, es conocido para todos, delantero hábil, goleador, con una gran potencia, multicampeón por ese entonces con el Santos. Jairzinho (Botafogo) fue quien se ubicó como extremo derecho, para explotar su gambeta larga y su velocidad que era imparable para los laterales rivales… decían que tenía un tiro perfecto y casi nunca erraba un tiro, si será cierto que metió al menos un gol en cada uno de los partidos del mundial. Gerson (Sao Paulo) era el mayor de los 5, un zurdo lento con pase milimétrico como Bochini o Riquelme, era quien le aportaba pausa al equipo. Tostao (Cruzeiro) era pequeño y ligero, y no se hacía problemas para ingresar al área cuando quería con sus rápidos movimientos, era imparable para la defensa. Finalmente, Rivelino (Corinthians) se caracterizaba por su tranquilidad y por pensar un segundo antes que todos, ya sabiendo que hacer antes de que le llegue la pelota a su banda izquierda, pero también por el martillo que tenía en su pierna zurda.

Ese equipo representó fielmente la historia del fútbol en Brasil: toque por abajo, mucha gambeta, laterales ofensivos que hacen el ida y vuelta, y alegría. Le tocó un grupo complicado, ya que Inglaterra, Checoslovaquia y Rumania eran grandes equipos, pero se los sacó de encima sin mayor inconveniente. 4 a 1 a Checoslovaquia (Rivelino, Pele y Jairzinho en dos ocasiones), 1 a 0 a Inglaterra (Jairzinho) y 3 a 2 a Rumania (Jairzinho y Pelé por duplicado). Para los cuartos de final el rival era Perú, un gran equipo del momento que había dejado afuera del mundial a Argentina en la Bombonera: en un partidazo donde ambos conjuntos se jugaron al ataque, los brasileros festejaron la victoria por 4 a 2, con goles de Rivelino, Jairzinho, y dos de Tostao. El siguiente derrotado fue Uruguay por 3 a 1, en este partido marcó por primera vez un jugador que no pertenecía al selecto grupo de los 5, ya que además de Jairzinho y Rivelino, metió un gol Clodoaldo. La final, aquel recordado partido ante Italia fue rara porque el conjunto europeo atacó más de lo normal, pero a pesar de eso no pudo quebrantar el ya casi consumado campeonato brasilero, y ganaron los amarillos por 4 a 1 con goles de Pelé, Gerson, Carlos Alberto y (¿cúando no?), Jairzinho.

Algunos momentos memorables de ese equipo son el gol a Inglaterra por parte de Jairzinho donde Tostao eludió a 3 rivales (según Eduardo Galeano, los hizo humo), Pelé la aguanto contra otros 3 y cedió en el espacio magníficamente para que el goleador definiera al segundo palo del arquero. Otro gol recordado es el de la final, cuando Pelé le ganó de cabeza a Burgnich de manera increible… «Saltamos juntos, pero cuando yo estaba en la tierra, él seguía en el aire». Ambos goles aparecen en este imperdible video que resume aquella epopeya brasilera llena de belleza y buen juego.

«Si un marciano preguntase qué es el fútbol, un video del partido Brasil-Peru del Mundial de México 1970 lo convencería de que se trata de una elevada expresión artística» .-Alastair Reid

«Brasil jugó un fútbol digno de las ganas de fiesta y la voluntad de belleza de su gente» Eduardo Galeano

Escrito por David Kreimer