PIONERO DE LO BUENO

0

Un equipo que transgredió épocas, que marcó un precedente en la década del setenta y selló la impronta de la Selección holandesa en el Mundial de 1974. El Ajax de ese entonces (1970 – 1973), con Johan Cruyff a la cabeza, pregonó el “Fútbol Total” que un año después implementó Holanda en Alemania. Todas las variables futbolísticas que se obtuvieron aunando lo táctico y conceptual fueron imitadas por diversos equipos, posteriores a éste. Fue un vanguardista del buen juego.

En 1970 Ajax conquista la Liga holandesa y a partir de 1971 gana la primera Copa de Europa, donde derrota a Panathinaikos por 2 a 0 en la final. En 1972 logró el triplete anual, ya que obtuvo nuevamente la Liga, la Copa de la Liga y la Copa de Europa, y a fin de año le ganó la Intercontinental 3 a 0 al histórico Independiente de José Pastoriza y Pepé Santoro. Volvió a obtener la Liga y la Copa de Europa en 1973, donde la final del torneo continental la ganó 1 a 0 con un tanto de Johnny Rep. Así, este equipo de ensueño, ganó tricampeonato europeo, dos Ligas, una Copa de Liga y una Intercontinental, haciendo un total de siete títulos en cuatro años.

Los dirigidos por Stefan Kóvacs se ubicaban tácticamente con un 4-3-3 bien marcado dentro del campo, con una elocuente preeminencia al posicionamiento defensivo zonal adelantado, complementado con una constante presión que le permitía al equipo defender lejos de su arco, recuperar el balón raudamente y lanzar ataques masivos sobre la misma recuperación. Claro está que, además de lo conceptual, disponía de jugadores en un nivel físico superlativo y dotados técnicamente.

La presión agobiante la realizaban tres o cuatro jugadores sobre el poseedor rival de la pelota, rodeándolo y acosándolo, mientras otros compañeros confluían en la zona del balón cerrando las líneas de pase. Los laterales Suurbier y Kool, en complemento con los volantes Hann y Neeskens, se desdoblaban para encargarse de la ardua tarea. Estos dos últimos llegaban con frecuencia al gol.

La delantera era eléctrica y siempre encontraba alternativas en el momento de agredir futbolísticamente al rival. Keizer, recostado sobre la izquierda, apoyaba la distribución de la pelota, su única premisa era colaborar en la generación de juego. Rep se movía por todo el frente de ataque, depende las circunstancias de cada encuentro, y tiraba diagonales para quedar mano a mano frente al golero rival. Y Johan Cruyff manejaba los tiempos del equipo y entendía cuándo y cómo accionar ante las contingencias del juego. Interpretaba con preponderancia todos los ataques que hilvanaba Ajax.

Este equipo de ensueño sentó bases de la “Naranja Mecánica” desde el concepto y con algunos nombres; marcó un estilo y un camino; fue pionero de un montón de sentimientos y pensamientos futbolísticos. Por eso transgredió épocas, y por eso luego de más de 40 años se lo sigue rememorando.

Martín Pradou
@martinpradou
Share.

About Author

El fútbol de otra manera.

Do NOT follow this link or you will be banned from the site!