EL NAPOLI DE MARADONA

0

Los años 80 estuvieron marcados por muchos y muy diversos acontecimientos futbolísticos. adidas yeezy boost Los cimientos del balompié colombiano se tambalearon debido al narcotráfico presente en clubes de gran envergadura, la “Quinta del Buitre” fascinaba en España, jugadores míticos como Garrincha nos dejaban en trágicas circunstancias, el Brasil de Sócrates, Zico, Eder y compañía deslumbraba y en Italia un equipo napolitano se alzaba poco a poco hasta llegar a las cumbres europeas y del Calcio gracias a un nombre propio: Diego Armando Maradona. La temporada 83-84 fue muy difícil para los napolitanos al ver a su club luchando por permanecer en la máxima categoría del Calcio, la cual finalizaron onceavos y a solamente un punto del descenso a la Serie B. Maradona, en el momento de su llegada, aún no era la actual leyenda, pero su presencia al año siguiente supuso un antes y un después haciendo olvidar lo ocurrido la temporada anterior; El Diego tomó las riendas de un equipo desmoronado y logró que por fin los equipos del Sur pudiesen hacer frente a los grandes del Norte. New Balance 997.5 męskie Poco a poco, el Pelusa comenzó su idilio con la ciudad, el equipo y sus aficionados, al punto de llegar a ser comparado con San Genaro, patrón de Nápoles. air max soldes El comienzo de la historia entre el Napoli y Maradona no fue fácil. En la primera vuelta de la temporada 84-85 el conjunto napolitano sumó la paupérrima cifra de ocho puntos (recordemos que en aquel entonces las victorias sumaban dos). Todo cambió diez días después de San Valentín, el 24 de febrero de 1985. Napoli, liderado por Diego, consiguió enamorar a los más de 70 mil aficionados presentes en el San Paolo al conseguir la contundente victoria por 4-0 ante la Lazio con tres goles de Diego y uno de Filisetti en propia puerta. Maglie San Antonio Spurs Tras ese partido, el conjunto cambió radicalmente y consiguió triplicar la cifra de puntos conseguida en la primera vuelta finalizando el campeonato en la octava posición. Jered Weaver Jersey La temporada siguiente destaca la incorporación de Bruno Giordano quién se entendió a la perfección con el 10 y fue un jugador importante para que el conjunto napolitano siguiese creciendo y consiguiese la tercera posición clasificándose para la UEFA. La temporada 86 – 87 llegó a Nápoles con especial ilusión tras ver las maravillas que la estrella del equipo había realizado con el combinado nacional en el Mundial 1986. Poco a poco, los napolitanos intuían que dicha temporada iba a pasar a la historia y así fue: el combinado dirigido por Ottavio Bianchi consiguió la tercera Copa de Italia y el primer Scudetto de la historia del Napoli. En la temporada 87–88 lo más destacable fue la incorporación de Careca, delantero brasileño caracterizado por su velocidad y su capacidad de desmarque que formó la conocida delantera MaGiCa (Maradona-Giordano-Careca). goedkoop schoenen adidas El equipo pasó sin pena ni gloria por el Calcio y el mal momento propició la incorporación de Fusi, Giuliani y Alemão para la siguiente temporada, jugadores que ayudaron al Napoli a alzarse con su primer trofeo internacional: la UEFA. En 1990 el Calcio pasaba por un gran momento de forma gracias a conjuntos míticos como el Milán de Sacchi, el Inter de los records, la Sampdoria de Vialli y Mancini y la Juventus de Baggio, equipos a los que el nuevo Napoli internacional consiguió hacer frente y vencer. chaussures nike Tal fue la magnitud del equipo que dicha campaña consiguió hacerse con su segundo Scudetto y con la Supercopa de Italia. new balance 530 homme soldes Ese mismo año como capricho del destino las semifinales del Mundial enfrentaban a Italia y Argentina en ¡Nápoles!, ciudad que quedó dividida entre sus colores nacionales y su mito como se veía reflejado en distintas pancartas que afirmaban “Diego en los corazones, Italia en los cantos” o “Maradona, Nápoles te ama, pero Italia es nuestra patria”. “En Italia, sólo jugaré en el Nápoles, nunca traicionaré a sus hinchas, que me aman” aseguraba Maradona tras rechazar grandes ofertas de clubes italianos. nike air max 1 print donna En 2015 y tras años fuera la ciudad, en su vuelta se demostró que Diego sigue presente en los corazones napolitanos que volvían a entonar el famoso “O mamma mamma mamma o mamma mamma mamma sai perche’ mi batte il corazon? Ho visto Maradona Ho visto Maradona eh, mamma’, innamorato son”. A pesar su pésima salida debido al positivo en un control de cocaína ante el Bari, nadie puede negar que la importancia del pelusa en el combinado fue trascendental. Diego no solo se erigió como el máximo baluarte del Napoli de 1984 a 1991 sino que todavía es uno de los grandes símbolos del equipo napolitano.

Share.

About Author

Leave A Reply

Plugin creado por AcIDc00L: bundles
Plugin Modo Mantenimiento patrocinado por: seo valencia