SALIDO DE UNA LEYENDA: LA HISTORIA DEL GRAN ALFREDO DI STÉFANO

1
Alfredo Di Stéfano fue un futbolista sencillamente impresionante. La “Saeta Rubia” debutó en River y alcanzó la fama mundial en Real Madrid, donde conquistó cinco Copas de Europa consecutivas. Quien fuera presidente honorario de la Casa Blanca es considerado por  FIFA como uno de los mejores cinco jugadores de la historia.
El nombre de Alfredo Di Stéfano es sinónimo de fútbol. De su carrera sólo quedan imágenes de las pinceladas que esparció sobre el campo de juego. Sin embargo, esos recuerdos son imborrables en aquellos que han podido presenciar sus infinitos logros con la pelota. Sin dudas los mejores años como jugador se han desarrollo lejos de la porteña Barracas. Primero asombró al mundo en Millonarios para luego alcanzar la gloria en el Real Madrid. Allí lideró una delantera fantástica que conquistó cinco “orejonas” consecutivas, un récord todavía vigente. Aquí en la tierra que lo vio nacer tuvo también pasos destacados por River Plate y Huracán.
Sin lugar a dudas sus origines no fueron similares a los de cualquier futbolista. Di Stéfano, a diferencia de todo chico humilde que anhela triunfar en el fútbol, se crió en el seno de una familia adinerada. Nacido el 4 de julio de 1926, soñó desde pequeño con convertirse en un destacado aviador, un pensamiento que se fue esfumando al dar sus primeros contactos con el balón.
Di Stéfano en sus inicios con la camiseta de River.Transcurrió sus años de formación en River Plate, equipo con el que debutó un 15 de julio de 1945 enfrentando a Huracán, club en el que militaría un año después al ser cedido desde la institución de Núñez. Si bien en ese momento su técnica no era pulida, demostraba una velocidad impresionante, condición que lo llevó a ganar su famoso mote de “Saeta Rubia”. En ese momento se ubicó en la posición de puntero derecho debido a la cantidad de figuras del equipo ya en los últimos años triunfales deLa máquina”.
Luego de su buen paso por Huracán, donde conquistó 10 goles en 27 cotejos, regresó a River ayudado por la partida del goleador Adolfo Pedernera a Atlanta, quedando libre así el puesto de número nueve. La nueva función no le pesó al muchacho todavía anónimo, ya que luego de dos temporadas exitosas supo convertir 53 dianas en 70 encuentros con la banda roja.
Sin embargo, fueron años difíciles para la liga argentina de fútbol. A la par del país (que empezaba a mostrar síntomas de declive), los clubes sufrieron graves problemas financieros, que derivaron después en la huelga de futbolistas de 1948. Esta situación supo ser aprovechada por Alfonso Senior, directivo del Millonarios colombiano, quien en 1949 se llevó al diamante en bruto para actuar en la pujante liga (no reconocida por FIFA) del país cafetero. Allí descolló junto a sus compañeros Adolfo Pedernera y Néstor “Pipo” Rossi, este último, patrón de la mitad de la cancha. El equipo fue bautizado como “El Ballet Azul” debido a sus verdaderas cátedras de balón pie. Con el conjunto bogotano conquistó cuatro títulos de liga en el período 1949-1953.

A CONQUISTAR EUROPA

En 1952, y cuando todavía militaba en el equipo de la capital colombiana, disputó un amistoso en el estadio Santiago Bernabéu frente al local Real Madrid, que atravesaba un período de frustraciones deportivas pese a ser ya uno de los titanes del país ibérico. El cotejo finalizó con triunfo de la visita Y con un rendimiento notable de Di Stéfano, quien desde ese momento se convirtió en la obsesión del madridismo. El presente blanco no era el mejor, situación agravada por su eterno rival Barcelona, club que dominaba tanto en fronteras adentro como en todo el continente bajo la figura de habilidoso y letal goleador Ladislao Kubala.
En ese momento ambos equipos comenzaron a batallar por la ficha del argentino. El blaugrana negoció con River, mientras que Real Madrid hizo lo propio con Millonarios. Ambos se reconocieron como legítimos dueños de su pase, por lo que la Federación Española tomó la insólita decisión de que el futbolista actuara en ambos clubes, y por el lapso de dos años en cada uno, defendiendo primero la camiseta merengue para ser cedido luego al eterno rival.

Bajo condiciones que aún no quedan muy claras, Barcelona desistió de los servicios del futbolista, que fichó exclusivamente por Real Madrid luego de que el club abonó un resarcimiento al culé. Sin embargo siempre quedó sobrevolando la sospecha en el aire de una supuesta presión del gobierno militar del dictador Francisco Franco, para que el prometedor goleador actuara en el equipo capitalino. Aquí empezó una verdadera historia de amor. Pleno cariño entre ambas partes: Alfredo Di Stéfano y el Real Madrid se convirtieron en invencibles.
El equipo apoyado en la tremenda eficacia anotadora de su ya mítica delantera, cuya alineación más temida fue con cinco nombres de una talla casi inigualable, a saber: en la banda derecha se ubicaba el puntero Kopa, gloria francesa por aquella época, mientras que como entreala derecho y más retrasado en el campo se encontraba el argentino Rial, el manchón del área era para Di Stéfano quedando el sector izquierdo del ataque a cargo del húngaro Puskas y el español Gento.
Decir Real Madrid, es decir Alfredo Di Stéfano.Lo que también quedará por siempre en el recuerdo serán las largas paredes que efectuaba Alfredo con sus amigos Puskas y “Paco” Gento. Era un conjunto que lo tenía todo: la defensa era fuerte y el ataque demoledor. Siendo la final de la Copa de Europa de 1960 frente al Frankfurt, en la que el Real Madrid venció 7-3 a su oponente alemán, el más vívido testimonio de su potencia. Era la quinta “orejona”, las que conquistaron al hilo entre 1956 y 1960. Le dijo adiós a la casaca del merengue en 1964, cuando su equipo cayó derrotado por el Inter de Milán, en una nueva final europea. Abandonó el Real Madrid con la escalofriante cifra de 357 goles marcados en 469 partidos. 
El Español de Barcelona fue su último destino antes de colgar los botines. En el equipo periquito se despidió del fútbol el 3 de abril de 1966, tenía 39 años y había alcanzado la gloria máxima tanto en su tierra como en la ajena. A nivel de selecciones, Di Stéfano defendió los colores de Argentina y España, situación ahora prohibida y que sin embargo era común hasta esos años. Con la Selección Argentina conquistó el Sudamericano de 1947 disputado en Ecuador, con el plus de convertir 6 goles en igual cantidad de cotejos.
Aunque el gran debe de su carrera ha sido, sin lugar a dudas, la Copa del Mundo. Torneo que nunca pudo disputar por diversas razones: en 1950 y 1954 Argentina decidió no acudir; en 1958, ya representando a España, el equipo no clasificó mientras que en 1962 se lesionó a último momento, perdiéndose así la máxima cita una vez más.
Sin embargo, Di Stéfano se dio un lujo que pocos han podido llevar a cabo. En su trayectoria como DT y siendo una gloria de River Plate dirigió a su eterno rival Boca Juniors conquistando el Nacional de 1969. Equipo que fue y será recordado por su temible ataque liderado por “Rojitas”, practicando un fútbol de calidad y precisión que le permitió, luego de igualar en 2-2 ante sus primos, dar la vuelta olímpica en la cancha “millonaria” y ante una parcialidad local que acompañó con aplausos la vuelta olímpica.
Además se coronó campeón con River del campeonato Nacional de 1981 y festejó al cabo de tres ciclos en Valencia, un título de liga y una Recopa de Europa. Se calzó también el buzo de DT en Real Madrid (dos ocasiones), Elche, Rayo Vallecano y Castellón.
La fama que logró es inconmensurable, lejana seguramente en su pensamiento cuando era un pequeño y sólo anhelaba con ser un aviador. Pero es indudable que su destino siempre estuvo ligado a una la pelota, esa que atesora en una escultura en su casa, con la noble leyenda de “Gracias, vieja”.
Share.

About Author

Periodista deportivo egresado del Círculo. Amante de todo tipo de deporte, sin distinción alguna. Sueño con clonar a Lampard para que nunca deje de patear una pelota. Escribo sin ansias de ser leído.

1 comentario

  1. El barcelona fue9 soperiur. El peligro estare1 ahora en las salidas fuera y los partidos del Inter. No es terrible perder un partido y empatar otro en 7 partidos, al contrario es una muy buena media, pero esta liga es de ganar todo el madrid y el barcelona como locos, y no creo que el madrid falle de aqued al final de campeonato…hay ligaafan ased confio en ganar liga y champions.saludos

Leave A Reply

Plugin creado por AcIDc00L: noticias juegos
Plugin Modo Mantenimiento patrocinado por: posicionamiento web