EFECTIVIDAD 100%

0

La efectividad de Juventus asusta. Jugó 7 partidos en el mes de Enero: los ganó todos. Marcó 18 goles y sólo recibió 1. Hay muchos equipos en el mundo con un gran presente, pero La Vecchia Signora, hoy por hoy, parece invencible.

La primera víctima fue Hellas Verona. El resultado fue un contundente 3-0. La brillante pegada de Dybala abrió el marcador y luego asistió a Bonucci. El ingresado Zaza, a pase de Pogba, sentenció el marcador. El siguiente cotejo fue la visita a Sampdoria. Aquel encuentro le costó a la Juve. No para abrir el marcador. De hecho, a los 17 minutos ya ganaba por un gol de Pogba: con gran parte del equipo en campo rival, Bonucci se paró como un volante central y se sintió Pirlo. Mandó la pelota al área, pero no a dividir. Fue al pecho del francés, que recibió en posición de centrodelantero y con el cuerpo acomodó la pelota para darle de media vuelta. El remate salió algo mordido, pero lo suficientemente esquinado como para abrir el marcador. De movida, en el segundo tiempo se estiró la diferencia, en otra jugada que vale la pena analizar. Marchisio con pelota dominada. Lichsteiner bien abierto, Dybala como un mediapunta recostado sobre la derecha, y Morata del centro hacia la izquierda, para que quien entre por sorpresa sea Khedira. Con precisión y velocidad, la fórmula fue Marchisio-Dybala-Khedira. Luego, los de Allegri no pudieron cerrar el partido y Sampdoria llegó al descuento a traves de paredes centradas entre Carlos Carbonero y Antonio Cassano, quien definió al palo derecho de Buffón. Los locales, con mucho empuje, estuvieron cerca del empate, pero no pudieron. Fue triunfo de Juventus, y era la única vez que la valla de Buffón sería vencida en Enero.

Ante Udinese, fue el show de Dybala. Volvió a abrir el partido con un tiro libre. Minutos después del gol, estuvo más rápido que todos para meter de cabeza la pelota al corazón del área. Khedira sólo tuvo que empujar a la red. Aquel día tuvo a Mandzukic como acompañante en el ataque. Al croata le cometieron penal y el argentino lo cambió por gol. Tras la amplia ventaja, la dupla ofensiva se tiró unos metros atrás para intentar mover a la defensa local, que para peor, jugaba con 10. Con Pogba y los laterales en posiciones más ofensivas, Mandzukic pivoteó y Dybal cambió la dirección del juego. Alex Sandro fue desde izquierda hacia el centro y remató, con la parte interna de su pie, hacia el 4-0. Todo en el primer tiempo. En la segunda mitad, la Juve sacó el pie del acelerador. El siguiente duelo era más que dificil. Lazio, en el Stadio Olimpico de Roma y por la Coppa Italia. Allegri tomó una decisión cuestionada: decidió dar descanso a Hernanes y Dybala. El partido fue muy parejo, y se abrió con algo de fortuna: Zaza, desde afuera del área, remató a la parte interior del poste, por lo que la pelota regresó hacia la zona derecha del área, donde Lichsteiner ingresaba en soledad y con un tiro débil -el arquero casi retornó de su volada anterior para evitar el gol- rompió el marcador. Era el pase a semifinales de Coppa Italia. Siguiendo con la racha en Serie A, Juventus venció 1-0 a Roma, con otro gol de Paulo Dybala. También se presentó como un encuentro de mucha paridad. La visita, ya sin Rudi García como entrenador, basó el partido en esperar con mucho orden en campo rival. En la Juve, fue bueno el aporte del colombiano Juan Cuadrado, quien con su velocidad y gambetas por izquierda, dio libertades a Paul Pogba. Y el frances, con espacios, es de los mejores del mundo. En un mal retroceso del conjunto romano, Pogba condujo y se desprendió en momento preciso de la pelota: Dybala, de buena diagonal, necesitó de dos toques: uno para acomodar la pelota delante de él, ya que parecía que el pase le quedaba corto, y otro para cruzar el balón al palo izquierdo del arquero. Todo en dos segundos que valieron tres puntos.

Las semifinales de Coppa Italia emparejaron a Juventus ante Inter de Milán. El equipo de Roberto Mancini fue anfitrión de la Serie A, justamente, hasta enero, donde perdieron muchos puntos y cedieron terreno. Por eso el duelo copero era de vital importancia para los neroazzurros. Otra vez hubo un buen aporte de Cuadrado: el colombiano trazó una diagonal desde la derecha hacia el centro y cuando ingresó al área lo derribaron. Fue el momento para que Álvaro Morata termine con su sequía goleadora y ponga el 1-0. El trámite puede adivinarse: cuando Juventus abre el marcador, dificilmente el partido se le escape de las manos. Resta saber si ampliará la ventaja o como en los anteriores 2 partidos, ganará por la mínima. Fue el propio Morata quien respondió la pregunta, con una mediavuelta en el borde del área chica. Un gol de goleador. Un doblete cuando el español más lo necesitaba. El segundo gol también contó con una importante corrida previa de Cuadrado, que por si fuera poco, más tarde produjo la expulsión de Murillo. Con el Inter al borde del nocaut, Allegri mandó a la cancha a Dybala, que le había dejado su ugar a Mandukic. Y el argentino, tras un pase de Asamoah, sentenció el 3-0 con un buen disparo desde afuera del área. En el último día del mes, la Vecchia Signora visitaba al Chievo. Morata, primero a pase de Lichsteiner y luego de Khedira, sacó una cómoda diferencia de 2-0. En la segunda mitad, Dybala -que ya había participado del 2-0- puso a correr a Lichsteiner, éste centró y encontró a Pogba, que con frialdad se tomó un tiempo para esperar a Alex Sandro, quien puso el 3-0. El propio Pogba, a pura gambeta y otra vez con el argentino como armador, se encargó de decretar el 4-0. Lo curioso es que esta tremenda racha de Juventus, que incluye puras victorias en el mes de enero pero ya acumula 12 triunfos consecutivos en Serie A, todavía no le ha permitido alcanzar la cima del torneo, pues Napoli, comandado por Mauricio Sarri, también se encuentra en un momento espectacular y ganó todos sus partidos, a excepción del choque ante Inter (2-0) que le valió la eliminación en la Coppa Italia. La figura del mejor equipo del mes fue el argento Paulo Dybala, con 5 goles y 5 asistencias en sólo 7 partidos. Ver a Juventus es asegurarse una buena jornada del fútbol, y prestar atención a la Serie A, significa ser expectador de un apasionante duelo por el Scudetto. En Febrero se dará el esperado Juventus-Napoli, y a fin de mes, los de Allegri se medirán ante el Bayern Munich de Pep Guardiola en la Champions League. Quizás enfrentarlo a un equipo de otro país sea la única manera de cortar con esta increíble racha de triunfos en Turín.

Share.

About Author

1994. Si no rueda una pelota me siento incompleto. Cuando sea grande diré que vi jugar a Messi. Disfruto de leer y escribir.

Do NOT follow this link or you will be banned from the site!