DUELO DE TITANES: MARADONA VS KEMPES

2

La carrera de Diego Armando Maradona es bien conocida. Debutó en Primera División jugando para Argentinos Juniors, y luego fue vendido a Boca. Fue en 1981 cuando el Xeneize se llevó al máximo talento por aquel entonces. “Pelusa” fue el estandarte del equipo y de su mano, los de La Ribera se quedaron con el Metropolitano de ese año. En la vereda de en frente, River buscó contrarrestar la contratación de El Diego, y se hizo con los servicios del memorable Mario Kempes, quien por aquel entonces maravillaba a todos en Valencia, y había sido el principal responsable de que Argentina sea Campeón del Mundo por primera vez, en 1978.

El esperado choque entre las dos potencias, se dio por primera vez en Abril de 1981. Boca, con su ídolo Silvio Marzolini como entrenador, recibió a River entrenado por otro gran ícono: Ángel Labruna. La lluvia había dejado a La Bombonera llena de barro. Se jugaba el inicio del segundo tiempo cuando Diego se sintió en el potrero y armó una jugada espectacular, a pura gambeta y dejando defensores en el piso. Tras ser interceptado por el “Pato” Fillol, la pelota le quedó a Miguel Brindisi, que conectó con la red: 1-0. Sería otra vez Brindisi quien convierta el 2-0. La frutilla del postre estaría a cargo del 10: tras recibir en las puertas del área chica, Maradona enganchó hacia adentro y dejó a todos tirados. Casi se mete al arco con pelota incluida. Era el 3-0 para Boca. Pequeño debut en un Superclasico. Kempes, rodeado de otras grandes estrellas como Fillol, Passarella, Tarantini, J.J. López, Merlo, el Beto Alonso y un joven Ramón Díaz, no había podido hacer mucho contra el atrevimiento de Maradona-Perotti-Bridisi.

El siguiente clásico de aquel Metropolitano, se dio en Julio. En El Monumental, Maradona abrió el marcador con otra resolución de genio: gambeta corta ante Fillol y remate bombeado con su pierna derecha. Pero tan solo 10 minutos tardó Kempes en poner el 1-1, tras un tiro libre de Passarella que el arquero Carlos Rodríguez no pudo controlar. Era un verdadero choque de potencias. Ambos habían sido contratados para eso, y cumplían. Finalmente, Boca se quedó con aquel título. Maradona aportó 17 goles y Brindisi otros 16. “Pelusa”, emocionado, declaró tras la obtención: “Le quiero dedicar el título a mi vieja y al turquito…Ah! Y a la hinchada de Boca que es la más grande del mundo”.

Pero aún había mucho fútbol por jugar en aquel 1981. En Septiembre, comenzó el Campeonato Nacional, y el 27 de ese mes, Boca y River se enfrentaron en La Bombonera. El conjunto de Nuñez habia cambiado de entrenador: Alfredo Di Stefano se hizo cargo del equipo luego de haber dirigido a Boca en 1969. Por aquel entonces, Olarticoechea, Saporiti y Gallego ya eran pilares del 11 riverplatense, mientras que Pasucci, Mouzo, Morete y Gareca deslumbraban en el Xeneize. Las cosas comenzaron mal para los de Don Alfredo: Maradona, en posición de wing izquierdo, sacó un sorpresivo remate que con mucha potencia se coló en el primer palo. Entonces, Mario Kempes tenía que aparecer. Era el momento de mostrar su jerarquía. Con un tiro libre fuerte y raso, superó a Gatti y puso el 1-1 que significó el inicio de la remontada. Passarella, de penal, puso el 1-2 y Jorge Alberto García convirtió un golazo para el 1-3. El descuento por parte de Ricardo Gareca no fue suficiente para Boca. River se tomaba revancha del 3-0 que había sufrido en ese mismo Estadio, y mostraba sus credenciales de cara al título.

Para el cuarto y último choque oficial entre el Boca de Maradona y el River de Kempes, Marzolini estaba internado por problemas de salud, por lo que el entrenador Xeneize en el Superclasico fue su segundo, Horacio Bongiovanni. El choque se dio en El Monumental. J.J. López abrió el camino para el Millonario con un golazo desde mitad de cancha, y Maradona, otra vez Maradona, puso las cosas 1-1 con un tiro libre exquisito. Luego, José María Vieta le devolvió la ventaja a River, pero con tiempo cumplido, Diego, de penal, selló el 2-2. Nuevamente, Kempes no pudo convertir, pero se despidió campeón ya que el equipo de Di Stefano se alzó con el Nacional 1981 tras vencer al duro Ferro de Griguól -también subcampeón de Boca en el Metropolitano-.

Quedaría un último duelo entre dos de los mejores jugadores salidos de suelo argentino. El 6 de Febrero de 1982, se jugó la edición amistosa de la Copa de Oro. River se impuso 1-0 con gol de Ramón Díaz. En definitiva, los pasos de Maradona y Kempes por Boca y River, fueron satisfactorios, ya que consiguieron un título antes de partir a Barcelona y Valencia, respectivamente. Desde lo individual, Diego le marcó a River cinco goles en cuatro partidos oficiales, y “El Matador” convirtió dos en la misma cantidad de juegos. Además, ambos equipos ganaron un partido -sin contar el amistoso- y empataron los 2 restantes; una muestra de la paridad que había entre unos y otros.

Share.

About Author

1994. Si no rueda una pelota me siento incompleto. Cuando sea grande diré que vi jugar a Messi. Disfruto de leer y escribir.

2 comentarios

  1. Pingback: #ESPECIALBOCA112

  2. Pingback: VALDANO, ADEMÁS DEL ESTADIO AZTECA

Leave A Reply