DE CEBOLLITAS SOÑABA JUGAR UN MUNDIAL

0

“De Cebollitas soñaba jugar un mundial y consagrarse en primera” reza la canción de el potro Rodrigo. ¿A quién se refiere? Claro está: a Maradona. Pero, ¿quiénes eran los Cebollitas? Un gran equipo de jóvenes liderados por Maradona, que se cansó de batir records, y del que no se tienen tantos registros fílmicos pero sí muchas historias para contar.

Los Cebollitas pertenecían a Argentinos Juniors, como paso previo a las divisiones inferiores, y eran dirigidos por el famoso Francis Cornejo. En 1970, tras conseguir el permiso de su padre y el dinero para pagar el colectivo, Maradona se fue a probar con sus amigos de Villa Fiorito. Apenas llegó, el entrenador le preguntó si de verdad era de la categoría ’60, ya que por su pequeño porte parecía menor, y hasta llegó a pedirle los documentos que Diego no tenía. Tras convencerlo, desparramó su futbol por el potrero donde se llevó a cabo la prueba y deslumbró a Francis y a los compañeros.

cebollitasLa formación salió de memoria durante esos años y sus nombres se hicieron conocidos en el mundo del fútbol amateur, hasta terminar apareciendo en diarios importantes y en programas de televisión (fue durante esta etapa que Pipo Mancera entrevistó al diez, y Diego dijo que su sueño era ganar un mundial). Ojeda; Trotta, Chaile, Chammah, Montaña; Lucero, Dalla Buona, Maradona, Duré, Carrizo y Delgado fueron los nombres que estuvieron ¡136 partidos invictos!

Gregorio Carrizo, conocido por todos como “Goyo“, fue amigo de Diego desde muy chiquitos. Inseparables fuera de la cancha, dentro de la misma formaron una sociedad perfecta. Antes de romperla juntos en Cebollitas, habían pateado pelotas en Estrella Roja (dirigidos por Don Diego) y en Tres Banderas. Pero a pesar de la magia desplegada, el sueño de llegar solo se le cumplió a Maradona, quien siempre recuerda a su compañero con mucha emoción y tristeza por su fracaso.

“De chico siempre fue un pibe ganador y consiguió lo que se proponía como meta. Fue desarrollando una mentalidad ganadora y superaba muchas cosas” dijo sobre Diego su amigo.

16 Jun 1986, Puebla, Mexico --- Soccer - Diego Maradona --- Image by © Jean-Yves Ruszniewski/TempSport/Corbis

16 Jun 1986, Puebla, Mexico — Soccer – Diego Maradona — Image by © Jean-Yves Ruszniewski/TempSport/Corbis

En una ocasión, el partido de la categoría 57 estaba muy parejo y Maradona, con 11 años, estaba en el banco. A poco del final le tocó entrar al campo de juego y sentenció el partido con dos golazos que dejaron asombrados a todos los allí presentes. ¿Cómo podía hacer esas cosas ese chico que parecía de 9 años?. El técnico rival fue de una hacia donde estaba Francis y lo felicitó, pero le advirtió que cuide al pibe. “Cuidalo, que va a ser un genio“.

En otro partido de la misma categoría, contra Boca, hizo lo mismo. Pero como el nombre del diez comenzaba a hacerse conocido, decidió cambiar su nombre en la ficha por el de “Montanya“. Perdían 3 a 0, y el desenlace de la historia no es difícil de imaginar: entra Diego, mete 4 goles, ganan, todos festejan. En medio de la euforia por el triunfo un compañero le gritó “Grande Diego”, y el DT rival se percató de que no era Montanya el que entró. “¡¡Hijo de puta, me pusiste a Maradona!!” gritaba mientras lo corría a Francis por el costado de la cancha.

Otra historia que demuestra la superioridad de estos pequeños nos remonta a un partido en el Parque Saavedra. Los Cebollitas ganaban por un resultado abultado y seguían llegando constantemente al arco rival, pero desperdiciaban todas las ocasiones. No solo las desperdiciaban, las pelotas iban muy lejos del arco, y nadie podía entender como habían pasado en un minuto de ser los mejores a errar todo. En el entretiempo un desconcertado Cornejo les preguntó qué pasaba, y los delanteros le respondieron que como ya habían ganado el partido, habían apostado a ver quien le podía pegar al nido de pájaros que se encontraba en un árbol detrás del arco. Hasta ese momento ninguno había acertado. Obviamente, en el segundo tiempo, el Diego le dio.

El 28 de septiembre del año 1971, en la sección deportiva del diario Clarín, apareció la noticia de que había un pibe con “porte y clase de crack”, que jugaba en los Cebollitas y se llamaba… Caradona. A pesar del error, la leyenda ya había comenzado, y 43 años después, el mito sigue vigente entre todos los futboleros del mundo.

Share.

About Author

Estudiante de Historia en la UBA. A veces oficio de periodista. Hincha y socio de Argentinos Juniors.

Leave A Reply