CURÓ LA HERIDA

0

Tenía que demostrar que había esperanza. Y lo hizo. Tras un inicio turbulento con gol recibido a los dos minutos, River se asentó, encaminó su juego y las individualidades lograron crecer con el equipo: 3-1, algunos rendimientos sorprendentes y una sonrisa monumental.

La tarde arrancó gris en el Monumental. Demasiado gris. River recién empezaba a acomodarse cuando Banfield encontró un tiro libre cerca del área. Centro cerrado y cabezazo letal de Renato Civelli. El equipo de Falcioni iniciaba con viento a su favor y parecía reafirmar el buen nivel mostrado ante Belgrano de Córdoba. Pero el equipo de Gallardo no se salió de su libreto. Con un mix compuesto de una defensa bastante inusual y un mediocampo con algunas modificaciones, el Millonario creció con el correr de los minutos y aprovechó para circular la pelota con velocidad, obteniendo algo que faltó en demasía ante Temperley: profundidad. El andamiaje ofensivo se aceitó y la cosa se dio vuelta rápidamente: Gonzalo Martínez se puso el overol y formó asociaciones con volantes y laterales, sin dejar de lado su característico cambio de ritmo. Con Javier Pinola ganando confianza y solidez con el correr de los minutos, bastó un centro cerrado con intención de arco por parte de Nicolás De La Cruz para que el ex Rosario Central empate de cabeza. No pasó demasiado para que, en una escapada que no se le vio desde su llegada al Millonario, tocara en corto con el uruguayo De La Cruz y asistiera magníficamente en corto a Gonzalo Martínez, símbolo de la remontada en Núñez.

El primer tiempo avanzó al ritmo de los laterales riverplatenses, Milton Casco y el fantástico Marcelo Saracchi, de auspicioso debut; pasando como aviones, liberaron aún más a De La Cruz y Martínez, que fungieron prácticamente de volantes internos. Cuando un jugador pasaba, otro intentaba mantener su posición, generando amplitud y evitando un retroceso desordenado en caso de perder la pelota. Lo mismo aplicó a Javier Pinola: el hecho de que haya podido pasar al ataque en varias ocasiones se debió al correcto posicionamiento de Gonzalo Montiel, joven defensor central que no desentonó. La famosa batalla del mediocampo costó ganarla con Enzo Pérez e Iván Rossi, que creció a lo largo del encuentro y tuvo uno de sus mejores encuentros desde que llegó a River, justamente frente a su ex equipo. La calidad de la posesión y la fuerza de cada rotura de líneas mejoró en la segunda parte con el ingreso de Ignacio Fernández, que se despegó de los volantes para llegar al área y generar el penal del gol definitivo. Más allá del tanto de Ignacio Scocco, hubo poco de la delantera. Sin embargo, los goles aparecieron y la gente puede estar tranquila; aún sin la figura del nueve, hay equipo.

PUNTOS ALTOS

Sub 22: Gonzalo Montiel, Marcelo Saracchi, Nicolás De La Cruz y Rafael Santos Borré. Luego, Exequiel Palacios y Tomás Andrade. Marcelo Gallardo alineó un equipo repleto de jugadores menores de 22 años y la mayoría respondieron de la mejor forma. El defensor central tuvo un buen partido y, a pesar de sufrir en el juego aéreo, se mostró seguro en cada salida. Nicolás De La Cruz alternó buenas y malas pero convenció al espectador general, dejando en claro que puede mostrar mucho más. Rafael Santos Borré no logró tener un gran partido y aún se espera que asuma el protagonismo. Pero el jugador que deslumbró al espectador y al hincha fue Marcelo Saracchi, lateral izquierdo de 18 años que tuvo su debut oficial en River. Pasó con decisión en cada ataque, mandó centros punzantes y se dio el lujo de gambetear a pura velocidad cerca del área. Pinta bien.

Javier Pinola: Merecía perder su convocatoria, no debía llegar a River, está cerca del retiro. Todo eso pasó por las mentes de los hinchas millonarios tras el flojísimo inicio del ex defensor de Rosario Central en el club de Núñez. Ayudado por un buen rendimiento de Gonzalo Montiel, el experimentado central tuvo un gran partido, dándose el lujo de meter un gol y asistir a Gonzalo Martínez. Se fue aplaudido.

PUNTOS BAJOS

Juego Aéreo: Lo más flojo. Más allá del gol recibido al minuto de partido por parte de Renato Civelli, los defensores perdieron la mayor parte de los duelos aéreos frente a los volantes y delanteros del Taladro. En el choque ante Temperley también había ocurrido frente al central Williams Riveros y algunos volantes gasoleros. Punto a mejorar de cara a los próximos encuentros.

LO QUE VIENE

En el próximo mes, River tendrá una multitud de paradas importantes: Bolivia y San Juan son las más cercanas. El Millonario se jugará el semestre contra un rival durísimo como Jorge Wilstermann, que llega a Cuartos de la CONMEBOL Libertadores tras eliminar al Atlético Mineiro. Por otra parte, San Martín de San Juan será el equipo que recibirá a la Banda por la Superliga. Será fundamental sacar los mejores resultados para continuar demostrando que, aún con una baja tan sensible como la de Lucas Alario, hay equipo en River Plate.

Share.

About Author

Un romántico del futbol. Messista. Argentino por sobre todo. Junto letras en @PasionFulbo y @Uni_Futbolero. Muy ocasionalmente en @KaiserFootball.

Leave A Reply