TRES HERMANOS, TRES BANDERAS

3

Curiosa por donde se la mire es la historia de los hermanos Boateng. Todos hijos del mismo padre, han tenido vidas paralelas que sólo el fútbol ha podido unir en ciertas ocasiones. Dos de los hermanos están hoy en la élite del fútbol mundial. Jerome, ya campeón del mundo, juega en el Bayern Munich. Kevin regresó a la Bundesliga. El otro hermano, George, es menos conocido se retiró en el fútbol de Malasia.

Todo comenzó en 1975 cuando Prince Boateng, un jugador de fútbol de no mucho vuelo vio nacer a su primer hijo, George en Nkawkaw, Ghana. La relación entre los adultos no prosperó y así fue como George se fue con su madre a Holanda, donde se radicaría y comenzaría su carrera futbolística que hoy se encuentra ya en su ocaso. George es el menos conocido y el que generalmente se pasa por alto en la historia. Tuvo menor repercusión en el fútbol. Jugó en sus años de mayor éxito en el Feyenoord, donde sus actuaciones le valieron la convocatoria para la selección de Holanda, y el posterior traspaso al fútbol ingles. Apenas se pudo desempeñar cuatro veces en la selección neerlandesa. La carrera del ex volante de 42 años fue extensa y se desarrolló en clubes de Holanda e Inglaterra, cosechando solo un título en su paso por el Middlesbrough FC. Aston Villa, Middlesbrough, Hull City y Notthingham Forest fueron otros de sus equipos más importantes.
El padre de todos los jugadores llegó a Alemania en la década del 80, tras un paso por Ghana. En el país europeo desempeñó su labor de futbolista sin mucho éxito, aunque si tuvo buenos resultados en sus relaciones amorosas. En 1987 y fruto de una relación con Christhina, nació Kevin Prince. Un año después, fruto de la relación con, Nina nacería Jerome.
Los hermanastros se criaron en el país germano, pero en dos barrios muy distintos de la ciudad de Berlín, que son causa directa de su personalidad, comportamiento y trayectoria hoy en día. Kevin Boateng es el hermano malo, según la prensa alemana. Nació en marzo de 1987 y se crió en el barrio de Wedding, en un ambiente donde según el propio jugador del Schalke“solo puedes ser traficante de drogas o futbolista”, motivo por el cual es conocido popularmente como El Chico del Gueto. El hermano bueno, Jerome, nació en septiembre de 1988 y se crió en el barrio de Wilmersdorf, una de las localidades con más número de inmigrantes de la capital alemana, pero con un cierto aire aristocrático.
Desde bien pequeños, ambos demostraron tener el fútbol en la sangre y condiciones para practicarlo. Esto supuso que ambos recalaran en el club de la capital germana, el Hertha de Berlín, desde donde fueron seleccionados para las categorías inferiores de Alemania. El club unió a los hermanos Boateng todo lo que se lo impidió su compleja situación familiar. Pero tras el ascenso de ambos a la selección sub-21, se empezaron a poner de manifiesto las divergencias entre las formaciones educativas de los Boateng. Los constantes actos de indisciplina del mayor generaron su expulsión de la Selección, por lo cual Kevin Prince terminó aceptando la oferta de Ghana, mientras que Jerome se quedo en Alemania para llegar a la selección mayor. Al ser contratado por el Tottenham, Kevin declaró que “nunca volvería a pisar Alemania”. Luego pasó al Portsmouth, y fue allí donde la relación se cortaría, un 15 de mayo de 2010, luego de que el atacante lesione a Michael Ballack y el experimentado centrocampista se pierda el Mundial de Sudáfrica.

Así fue como la historia de los hermanos se fue separando e incluso en ciertas ocasiones enfrentándolos por partidos de trascendental importancia, como el jugado en el Mundial de Sudáfrica y el disputado por la fase de grupos del Mundial de Brasil. Hace unos años Nike reunió a los tres hermanos en Panke, región en la que nacieron los dos menores con motivo de una campaña publicitaria y según ellos mismos, fue un reencuentro que no se daba desde hacía 12 años, mucho tiempo para lazos tan cercanos.

Share.

About Author

El fútbol de otra manera.

3 comentarios

Leave A Reply