EL BRASILERO PEREZ

0

Si hay algo que nos distingue a los argentinos, a veces para bien y otras tantas para mal, es nuestro inconmensurable orgullo. «La calle más larga, el río más ancho, las minas más lindas del mundo» comienza cantando Bersuit Vergarabat en su famosa cancón «La Argentinidad al palo». Adoramos a todo lo que sale de nuestra tierra y generamos una rivalidad contra lo que no. Y en materia de fútbol, tenemos con qué. Maradona, Messi, Kempes y Batistuta son algunos nombres que vistieron con gloria nuestra camiseta albiceleste, pero ¿nos bancaríamos a un brasilero jugando con el escudo de la AFA en el pecho? Antes de que piensen la respuesta, les contamos que eso ya sucedió, y hoy se cumple un nuevo aniversario del último partido del primer y único futbolista del país vecino en jugar para Argentina: Aarón Wergifker.

El «Brazuca», como se lo conocía en estos pagos, nació en San Pablo el 15 de agosto de 1914. Su familia, cuyo apellido no suena brasilero en absoluto, se había escapado de Europa en la previa de la Primera Guerra Mundial y recaló en la ciudad paulista. Cuando Aaron era pequeño, su familia volvió a mudarse en busca de mejoras, esta vez a Argentina, que recibía a los inmigrantes con los brazos abiertos.
En Buenos Aires comenzó su carrera futbolística y con sólo 17 años logró debutar en River en octubre de 1932. Sus compañeros, no pudiendo pronunciar bien su apellido, comenzaron a llamarlo «Pérez», nombre que quedó grabado también en la memoria de los hinchas. Lo cierto es que el brasilero se adueñó del lateral izquierdo del equipo, jugando 203 partidos, lapso en el que obtuvo 4 títulos y 2 goles, con una curiosidad: el primero de ellos se lo marcó a Tigre en el viejo estadio de River, ubicado en Alcorta y Tagle, mientras que el segundo fue a Atlanta, en el nuevo Monumental.
En 1941, tras 9 años con la camiseta rojiblanca, fue dejado en libertad y se tuvo que retirar jugando para Ferro. ¿Las razones? Un rumor dice que el médico del plantel le «inventó» una deficiencia pulmonar para alejarlo del equipo por su condición de judío.
Por su gran rendimiento en el equipo riverplatense, fue nacionalizado argentino y convocado para 4 partidos de la Selección Nacional entre 1934 y 1936, aunque probablemente por su apodo de «Pérez», muchos no se hayan percatado del detalle de su nacionalidad.
Share.

About Author

Estudiante de Historia en la UBA. A veces oficio de periodista. Hincha y socio de Argentinos Juniors.

Do NOT follow this link or you will be banned from the site!