COLOMBIA LE DA REVANCHA A JOSE PEKERMAN

Por Luis Burgos



Barranquilla fue una fiesta total antes, durante y después del compromiso frente a Ecuador. Los aficionados llenaron el estadio Metropolitano y 50 mil espectadores colmaron las tribunas de un  escenario que lució impactante, pese al diluvio que se desató y que estuvo a punto de suspender el partido.
No era un partido más para la selección “cafetera” y su técnico, el argentino José Luis Pékerman. Colombia necesitaba el triunfo para asegurarse el quinto puesto y así, de mínima un lugar en el repechaje. Para José el superar a Ecuador lo dejaría muy cerca de dirigir en un Mundial de Fútbol, por octava vez. El ex técnico de la Selección Argentina participó en seis mundiales juveniles sub-17 y sub-20 y en el Mundial de mayores de Alemania 2006. Con la selección de menores de 20 años, consiguió tres títulos (Qatar 1995, Malasia 1997 y Argentina 2001).
Los caprichos de la historia quieren que sea en Colombia, que José tenga la oportunidad de estar en Brasil 2014 y de esta forma, cerrar uno de los capítulos más tristes de su vida futbolística. Justamente en esta tierra colombiana debió terminar su carrera de jugador, cuando tenía 28 años. Una lesión en su rodilla cuando era jugador de Independiente Medellín, le impidió seguir actuando profesionalmente, había jugado 101 partidos y convertido 15 goles, entre 1975 y 1978, para el equipo colombiano. Oculto por la tristeza del momento, ignoraba que la vida le depararía el éxito donde menos le gustaba estar, en el banco.
Foto del museo de Argentinos Jrs, Pékerman y Diego Maradona juntos

En Independiente lo recuerdan con gran cariño, como a un mediocampista de marca, muy bueno quitando balones, que corría los noventa minutos y tenía gran visión del campo. Era un hombre callado, muy puntual, que cumplía al pie de la letra las indicaciones de los entrenadores, equilibrado para jugar y para vivir. El número 6, el de los “crespos dorados” (por su cabellera), las medias caídas y el parche en la rodilla: ese era Néstor Pékerman.
Pékerman comenzó su carrera en la Asociación Atlética Argentinos Juniors, club en el que debutó en 1966, jugando 133 partidos y logrando 12 goles. Entre 1978 y 1981 fueron años difíciles en la vida de José, alejado del fútbol, debió buscar diversos trabajos para mantener a su familia, entre ellos fue taxista. En 1981 tras un fugaz paso por Chacarita Juniors regresó al club de sus amores, Argentinos Juniors. Por 10 largos años trabajó en las inferiores de la institución de la paternal. Con el tiempo José estructuró un proyecto que a largo plazo lo llevó a ganar tres campeonatos mundiales juveniles que lo convirtieron en el técnico más exitoso en divisiones inferiores de la historia de nuestro país.

Luego del triunfo de ayer sobre Ecuador 1 – 0, Pékerman está por llevar a Colombia a la máxima cita del fútbol mundial, después de 16 años. Tan equilibrado y sencillo como siempre, solo se permitió un breve festejo tras el partido. Y como cuenta Hugo Tocalli, su asistente técnico durante 12 años, después que Argentina lograra el mundial de Malasia (sub-20), en lugar de festejar el título se puso a planificar el trabajo de la selección sub-17, que jugaría el mundial unos meses más tarde. Así de metódico fue y es.

Etiquetas: Sin etiquetas