VICENTE DE LA MATA: BAILARÍN DE CIEN POSTURAS

2

Apenas 12 años. Delgado y amante del fútbol. Vicente de la Mata jugaba en las inferiores de Central Córdoba, y como no podía ser de otra manera, se deleitaba viendo jugar a su ídolo: Gabino Sosa. ¡Y vaya si aprendió cosas a su lado!

De la Mata deslumbró desde pequeño. Primero, jugando en el barrio de Tablada. Luego, en las inferiores del ‘Charrúa’. Ahí, debutó rápido en la Primera, y compartió plantel con su ídolo Gabino Sosa. “Largala pibe, largala que te van a lastimar”, le decía el experimentado al juvenil, y aquello denotaba el estilo de juego que tenía De la Mata: mucha velocidad y mil gambetas antes de llegar a posición de gol.

Vicente de la Mata con la camiseta de la Selección Argentina.Este rosarino nacido un 15 de enero de 1918, estaba destinado a hacer sentir su nombre en todo el país. Con apenas 19 años, fue convocado a jugar la Copa América de 1937 con la Selección Argentina. Vicente entró en la final ante Brasil, en el epílogo del encuentro, en lugar de Francisco Varallo, y ya en tiempo suplementario, convirtió un doblete que le permitió a la Albiceleste quedarse con el trofeo. “Juntate conmigo que entre los dos vamos a hacer capote”, le había dicho un experimentado Antonio Sastre cuando el surgido en Central Córdoba ingresó a la cancha, y sin saberlo, le dio un apodo para toda la vida.

Justamente, Sastre sería uno de los máximos compinches de De la Mata. Independiente pagó $27.500 por el pase de ‘Capote’. Ambos compartieron ataque en el ‘Rojo’, y acompañaron a Arsenio Erico a convertirse en el máximo goleador de la historia. Desde los pies de este tridente, en Avellaneda gritaron campeón por primera vez en el profesionalismo, y lo hicieron de manera consecutiva: 1937 y 1938. ¡Entre los 3 atacantes, convirtieron 218 goles en las dos temporadas!

Con la camiseta de Independiente, ‘Capote’ brilló como nunca, y se transformó en uno de los mejores jugadores de la época. Incluso, se dio el lujo de convertir el que fue para muchos, uno de los goles más lindos en la historia del fútbol argentino. Ante River, y en el mismísimo Monumental, De la Mata metió un golazo luego de desparramar a medio equipo millonario. Siempre a pura gambeta, una atrás de la otra, hamacándose con el cuerpo y amagando con el pase a Erico, que esperaba solo por el medio. “Yo diría que a ese gol lo hizo famoso la gente. No creo que fuera para tanto. Es más, en esos tiempos, todos los goles tenían algo de golazo”.

Gráfico del golazo de De la Mata a River, en El Monumental.

La gente lo apreciaba: los de Independiente lo amaban y los demás, disfrutaban verlo jugar. “¿A dónde va la gente? ¡A ver a Don Vicente!” clamaban los simpatizantes del Rojo. Por su parte, los compañeros lo recuerdan como rezongón y de fuerte carácter. Alguien que se enojaba sino tenía la pelota en los pies. Que le molestaba perder, pero que no se conformaba con ganar. “Capote” quería demostrar su talento. Muestra de ello, son sus palabras tras conseguir la Copa América de 1937: “Ahora hice los goles, pero yo quería jugar más, y no jugué. Vine con 65 kilos y me voy con 62. Cuando me sacaron ante Uruguay me desmoralicé”.

“Antes todos eran inteligentes para jugar”

Tras convertirse en el 3° máximo goleador en la historia de Independiente (152), Vicente de la Mata despuntó el vicio con la camiseta de Newell’s. En total, consiguió tres títulos de Primera con el cuadro de Avellaneda, y tres Copas América con Argentina. Se retiró donde se inició: Central Córdoba, club del que también fue entrenador. Falleció en 1980, enojado con el fútbol de aquel momento: “Se juega mal y no me quiero amargar. Antes, la gran diferencia estaba en que todos eran inteligentes para jugar; hoy no. Corren y la tiran larga. Salvo algunos, como Bochini, Alonso y Maradona”.

En el cuadro de los rojos hay un forward popular, bailarín de cien posturas con más vueltas que “tranway”. Gambeteando… ¡mama mía!…  ¡qué manera de apilar! -es un ángel con alitas- ¡Déjenlo… que no hace mal!

Share.

About Author

1994. Si no rueda una pelota me siento incompleto. Cuando sea grande diré que vi jugar a Messi. Disfruto de leer y escribir.

2 comentarios

  1. Pingback: UN PASE POLÍTICO

  2. Pingback: EL DESFACHATADO SUDAMERICANO

Leave A Reply

Plugin creado por AcIDc00L: bundles
Plugin Modo Mantenimiento patrocinado por: seo valencia