Boca y la irregularidad de su plantel.

BOCA Y LA IRREGULARIDAD DE SU PLANTEL

El ídolo de Boca, Juan Román Riquelme, tiene una voz que el hincha escucha y respeta mucho. Es uno de los ex jugadores que más saben y analizan el fútbol. A fines de febrero, en una nota con Fox Sports, declaró: “Los jugadores de Boca tienen dos partidos buenos y uno malo. No encontraron una regularidad de 15 partidos. No son jugadores consagrados y no es fácil jugar con la camiseta de Boca. Hoy no tenemos un crack, Pavón y Centurión no lo son. Boca está tratando de armar un equipo. En 1998 eran todos jugadores con experiencia, que habían ganado cosas, que jugaban en selecciones y tenían una mochila grande. Hoy, los que llegaron no jugaban en sus clubes”. Con la ida de Carlos Tevez al Shanghái Shenhua, el Xeneize se quedó sin su figura. El ex Juventus había sido el jugador más regular en el Campeonato 2016/2017. Era el que aparecía en los momentos difíciles y absorbía la presión. Fernando Gago quedó como el jugador con más jerarquía, pero el resto del plantel parece asemejarse más a los dichos de Román. Son hombres con condiciones pero con mucha irregularidad, que están en un club que te exige al máximo y en el que no sirve ser irregular.

Resultado de imagen para tevez orion

Agustín Orión y Carlos Tévez, dos referentes que dejaron el plantel.

Veamos: el arco es un caso claro. Agustín Orion dejó la institución en agosto del año pasado y desde ahí no hubo un reemplazante fijo. Nike Air Huarache damskie Empezó atajando Guillermo Sara, pero se lesionó e ingresó Axel Werner. Ninguno de los dos dio demasiadas garantías. Tuvieron partidos buenos y otros en los que cometieron errores que costaron caro. Recién ahora, con la entrada de Agustín Rossi, se puede ver a un aspirante a quedarse con el puesto por bastante tiempo. Empezó bien y tiene condiciones, pero es joven y juega en una posición y en un club difícil para un chico de 21 años. Gino Peruzzi y Frank Fabra son dos laterales que si están en su nivel más alto, son de lo mejor del fútbol argentino y tranquilamente pueden jugar en sus respectivas selecciones. El ex Vélez fue convocado por Alejandro Sabella y por Gerardo Martino y el colombiano suele integrar las listas de José Pékerman (últimamente es suplente de Farid Díaz, el tres de Atlético Nacional). Nadie puede negar las cualidades de ambos, especialmente cuando van al ataque. En defensa ninguno de los dos es confiable. Pero les pasa lo mismo que a gran parte de sus compañeros: son irregulares. Tienen dos partidos muy buenos, dos normales y uno malo. Peruzzi tuvo un muy buen rendimiento cuando llegó, en 2015. En 2016 también tuvo partidos con nivel alto pero hubo otros en los que se le empezaron a notar cada vez más los problemas en la marca, aunque es cierto que el equipo tampoco lo ayudó demasiado. Con Fabra sucedió algo parecido: arrancó muy bien y tuvo un segundo semestre bastante irregular, tal es así que en algunos partidos, Guillermo prefirió a Jonathan Silva. Con los centrales no ocurre exactamente esto, sino que directamente no son de la misma jerarquía que el resto del plantel. Santiago Vergini, Juan Insaurralde, Fernando Tobio y Lisandro Magallán han tenido algunos partidos correctos pero en este campeonato nunca dieron esa muestra de seguridad que se necesita en Boca. Tobio sí lo hizo en algunos partidos de 2015 e Insaurralde en su primera etapa, cuando brilló en el equipo campeón de Falcioni. Pablo Pérez es quizás uno de los ejemplos que más se asemeja a los dichos de Riquelme. El ex Newell’s alternó partidos en los que fue figura al meter asistencias y ser fundamental en el juego interior del equipo, lo que le hizo ganarse el aplauso de los hinchas y los elogios de la prensa. No obstante, en otros no apareció, o solo lo hizo para sumar foules y amarillas. En su nivel ideal, seguramente sería indiscutido, pero depende de él encontrar regularidad. Para esto, tiene el apoyo del técnico, lo cual es fundamental. Lo de Rodrigo Bentancur es distinto, ya que mostró condiciones pero casi no tuvo partidos en los que fue figura. Igualmente, en los últimos partidos subió su rendimiento. Por otro lado, los colombianos Wilmar Barrios y Sebastián Pérez también son jugadores interesantes y rindieron en sus países, pero han tenido poca continuidad en Boca y cuando jugaron, no hicieron los méritos suficientes para ganarse el puesto.

Resultado de imagen para pablo perez rodrigo bentancur

En el caso de los extremos sucede lo mismo y todavía más. Cristian Pavón tuvo un rendimiento excepcional en la Copa Libertadores 2016 e ilusionó a todos con convertirse en un jugador de selección y para un equipo grande de Europa. Fue tanto lo que aportó que el club, luego de renovarle el contrato, le puso una cláusula de salida de 18 millones de dólares. Sin embargo, de a poco fue bajando su nivel debido a su irregularidad y a algunas malas decisiones en ataque. Ya no es para nada un intocable. A su vez, Ricardo Centurión es otro jugador de este estilo. Tanto en Racing como en San Pablo y Boca ha mostrado virtudes muy interesantes, pero le cuesta ser constante. El semestre pasado se destacó en la mayoría de los partidos de local en los que el Xeneize se enfrentó a un rival más débil y manejó la pelota la mayor parte del tiempo. Pero en los partidos de visitante en los que el equipo no lo ayudó tanto, le costó desequilibrar, a excepción de los ingresos ante Tigre y River, donde sí lo hizo. De todas formas, es uno de los mejores jugadores del equipo que dirige Guillermo y se volvió más importante desde que se fue Tevez.Por su parte, Junior Benítez fue el refuerzo para este puesto, pero a pesar de que también empezó bien, no parece ser el hombre ideal para terminar con la irregularidad, ya que no fue titular indiscutido en sus dos anteriores clubes.

Gago, Bou y Benedetto no entran de lleno en este análisis. El ex Real Madrid es el jugador con más jerarquía del equipo. Tampoco fue constante desde que volvió al club, pero no parece que su titularidad vaya a correr riesgo. Además, volvió bien de la última lesión y fue clave en el juego y las victorias que pusieron a Boca en lo más alto de la tabla de posiciones. Por otra parte, en el puesto de centrodelantero hay dudas pero se deben a que ambos rindieron muy bien. Tienen diferentes características pero ambos han conseguido un promedio de gol muy importante.

Resultado de imagen para benedetto bou

Boca anda bien en el torneo. Está puntero, ganó los clásicos y en algunos partidos mostró un nivel muy superior a la media del fútbol argentino, gracias a que encontró una forma de jugar. Guillermo no tuvo un buen arranque como técnico xeneize, pero a medida que fueron pasando las fechas de este torneo encontró cierta regularidad. Con la salida de Tevez el equipo se tuvo que rearmar, pero esto no parece ser una amenaza ya que no hay ningún rival que tenga el nivel de Boca y que solo juegue el torneo local. Este plantel puede ser campeón del torneo (o no), pero no parece ser una garantía a futuro pensando en lo que los hinchas más desean ganar: la Copa Libertadores. En el campeonato local se termina consagrando el plantel de mayor nivel, pero en el plano internacional hay que ganar los “partidos importantes”, algo que no ha podido lograr el club de la Ribera en los últimos años. Cuando se fue Riquelme, en 2014, Boca quedó por primera vez después de mucho tiempo sin ídolos y hombres de jerarquía mayor en el plantel. No duró mucho tiempo, ya que en 2015 volvió Tevez.

Por: Daniel Lubel