BATACAZO EN LA BOMBONERA

0

Por un lado, uno de los clubes más grandes de la Argentina, y por qué no, del mundo. Un histórico multicampeón. Por el otro, un club de barrio, con la humildad como portada, que buscaba la consolidación en la máxima categoría del fútbol nacional. ¿El resultado? Batacazo: la goleada menos esperada.

Hace cinco años, Boca Juniors y Godoy Cruz Antonio Tomba se enfrentaban para dar inicio al Torneo Clausura 2011. Acabaría siendo un partido que quedó en la memoria de muchos, ya que el Tomba mendocino goleó al Xeneize por 4-1 en la Bombonera.

Julio César Falcioni ponía en cancha desde el arranque a Javier García; José María Calvo, Matías Caruzzo, Juan Manuel Insaurralde, Clemente Rodriguez; Leandro Somoza, Sebastián Battaglia, Walter Erviti; Román Riquelme, Pablo Mouche y Martín Palermo. Un planteo sumamente ofensivo contra un Jorge Da Silva que poblaba el medio campo: Sebastián Torrico; Roberto Russo, Nicolás Sanchez, Emir Faccioli, Germán Voboril; Nicolás Olmedo, Carlos Sánchez, Pablo Miranda, Adrián Torres, Diego Villar y Rubén Ramírez, solo en la delantera.

El encuentro comenzó con Boca protagonista, como era de esperarse. Con su gran tridente ofensivo, los locales generaron las primeras situaciones de peligro pero, increíblemente, no pudieron abrir el marcador. Todo lo contrario se vivía en el otro lado, ya que en una de las primeras llegadas de Godoy Cruz, Diego Villar tiró un centro al corazón del área que el arquero Javier García no pudo despejar, y apareció uno de los protagonistas del día, ‘Tito’ Ramírez, para marcar el primer tanto y desatar la euforia del público visitante a los 14 minutos del primer tiempo.

Boca continuaba atacando, pero la mala fortuna y la gran actuación de Sebastián Torrico le decían que no a la igualdad en el tablero. Y como reza el dicho popular, las que no entran en el arco rival, se sufren en el propio. En los minutos finales de la primera mitad, un desborde por derecha de Pablo Miranda derivó en un centro preciso para que Ramírez, con un toque sutil, estableciera el 2-0 para que los dirigidos por Da Silva se vayan tranquilos al vestuario.

El segundo tiempo comenzó siendo una copia fiel del primero; Palermo se perdía el descuento estando solo frente a Torrico, y minutos después Adrián Torres conectó de gran manera una diagonal en el área y definió para el tercero. A esa altura, nadie en La Bombonera podía creer lo que veía.

La diferencia en el marcador no reflejaba lo que era en realidad el juego. Boca continuó buscando hasta que encontró el tan ansiado descuento; tras una serie de toques en el área grande del Tomba, la claridad de Riquelme apareció para habilitar a Clemente Rodríguez, quien no pudo definir, pero la segunda jugada quedó en los pies de Walter Erviti quien no dudó y estampó la pelota en el fondo de la red. 3-1 antes de los 10 minutos del complemento, y las cosas cambiaban. El público xeneize se ilusionaba con la remontada.

La defensa de Godoy Cruz se veía atacada por todos lados, Boca dominaba la pelota e intentaba lastimar, pero no podía y el tiempo pasaba. Tanto es así, que se cumplió el tiempo reglamentario y los tres minutos de adición no le alcanzaron para revertir el resultado. Pero sí le alcanzó a Carlos Sánchez para sellar una gran noche personal con un gol, convirtiendo el cuarto para el ‘Tomba’ y cerrando la goleada.

Ese fue el comienzo de un gran año para el Bodeguero, ya que no sólo goleó a Boca Juniors de visitante, si no que finalizó tercero en la tabla de posiciones con 34 puntos, siendo superado por Vélez Sarsfield -campeón con 39- y Lanús con 35. Por su parte, Boca finalizó séptimo con 28 unidades.

Share.

About Author

Estudiante de Comunicación Social en UNCuyo. Fútbol y cine. | Que el aguante ya no sea más por plata.

Leave A Reply