Atlético Madrid, a semis en la Champions 2015/16.

ATLÉTICO A SEMIFINALES

Atlético Madrid tomó nota de una buena actuación en Camp Nou a principio de año, y bajo a aquellas premisas jugó 180 minutos de concentración pura para eliminar al Barcelona de la Champions League y meterse en semifinales.
A principio de año, Barcelona venció por 2-1 al Atlético Madrid, en el marco de la BBVA. A los del Diego Pablo Simeone, la derrota les supuso quedar lejos del lider, pero las sensaciones del equipo aquel día fueron muy positivas. La presión alta fue marcada y constante. Luego llegaron las ocasiones de peligro, hasta que Koke convirtió el gol que daba ventajas. Hacía rato que Barcelona no la pasaba tan mal. Daba la sensación de estar contra las cuerdas, pero apareció Messi para poner el 1-1. Luego llegaron las expulsiones Colchoneras, y el 2-1 para los locales terminó siendo justo. No obstante, aquel día se vio a Simeone capaz de frenar al mejor equipo del mundo con sus planteos. Yannick Ferreira fue determinante con sus carreras. En base a aquella actuación, el belga salió de titular la semana pasada, otra vez en Camp Nou, pero por Champions League. Barcelona aún estaba algo mareado por la derrota en el clásico ante el Real Madrid. El Cholo salió con Ferreira, pero también con Antoine Griezmann y Fernando Torres en un nivel ascendente. Fue una declaración de intenciones: hacer daño. Buscar un gol de visitante. Se le dio con el Niño Torres en el primer tiempo. Otra vez, Atlético ganaba en Camp Nou. La primera fase estaba completada. Restaba controlar a Messi, que fue quien complicó todo en el choque liguero. Para demostrar que son el equipo que mejor defiende en el mundo, los Colchoneros no solo desactivaron a Lionel, también lo hicieron con Neymar. No obstante, el Barcelona, sobrado de individualidades, contó con Luis Suárez en un nivel sobresaliente. El uruguayo dio vuelta al marcador por su propia cuenta y Atlético, con 10 hombres, debió conformarse con perder por un solo gol. Barcelona aumentó sus mareos con la derrota ante Real Sociedad, la cual dejó abierta una Liga que ya parecía cerrada desde hace mucho tiempo.

Atlético debía montar el plan para remontar la serie. Esta vez, no eligió una presión alta, sino bloques compactos y en pocos metros. Los de Luis Enrique tuvieron la pelota pero nada de chispa para generar situaciones. De hecho, solo pisaron una vez el área rival en todo el primer tiempo. Administrar bien los pocos momentos de posesión sería vital para el Atlético, que tuvo dos tiros al arco en los primeros cinco minutos de partido. Barcelona se conformó con quitarle ritmo al partido. Creían que a menores velocidades, menores chances de que los colchoneros golpeen. No contaron con la jerarquía individual de Saúl, un joven de 21 años que pide a gritos la convocatoria a la Selección Nacional de España. El zurdo envió un centro exquisito con la cara externa de su pie, y Griezmann apareció por fin en un duelo clave, con un cabezazo formidable. Atlético ya ganaba, y por momentos repitió lo del duelo liguero, asfixiando al Barcelona y haciéndolo parecer un equipo despistado, sobrepasado por la situación. Quedaban 45 minutos para resistir con el aliento imparable de todo un estadio, y a sabiendas de ser los mejores cuando de defender se trata. Esta vez, sin expulsados como las dos veces anteriores, el Atleti fue capaz de controlar a la MSN, a Iniesta, y a las subidas de Alves-Alba. Si había un equipo capaz de desgastar emocionalmente al Barcelona, ese era el Atlético. Los del Cholo no sólo eliminaron al último campeón: también le pisan los talones en la Liga. Después de todo, de aquella derrota por Liga podían sacarse muchas cosas positivas.