IMG_20200207_011145

EL VALOR DE LOS PROYECTOS

El título del Preolímpico. El boleto a Tokio 2020 invicto con puntaje ideal. El equipo más goleador. Todos galardones que grafican un equipo sagaz y con el aplomo de jugadores experimentados en vestir la celeste y blanca e imponerse donde sea. Todo lo que pasó a lo largo de tres semanas de competencia es fruto del trabajo y constancia de un proyecto de selecciones que esta vez sí, por fin, goza de buena salud.

Durante años se cuestionó el desorden, el poco compromiso y los conflictos en la cesión de jugadores al seleccionado. Con excepción del caso aislado de Lautaro Valenti, Fernando Batista logró consolidar un grupo de cara al torneo con el tiempo necesario para poder aceitar circuitos que, con Sudamericano y Panamericano en el palmarés, ya funcionaban de buena manera. A la base de Nehuén Perez, Facundo Medina, Fausto Vera y Adolfo Gaich se sumaron dos piezas claves como Nicolás Capaldo y Alexis Mac Allister para amalgamar un equipo preparado para plantar bandera en cada partido.

El denominador común de cada partido del Preolímpico fue la capacidad del equipo de entender los momentos. Ante Colombia, sufrió el primer tiempo ante la buena ocupación del campo de Eduard Atuesta y la desfachatez de Jorge Carrascal, quien tuvo a maltraer a Hernán De La Fuente en ese sector del campo. Ante el dominio colombiano, el trabajo en banda de Julián Álvarez y Agustín Urzi quedó limitado a doblar las marcas sobre los extremos cafeteros. Así, tanto Mac Allister como Gaich quedaron descolgados del equipo sin injerencia en el juego.

El ingreso de Matías Zaracho aportó dinámica y vitalidad en la presión sobre Atuesta, y los circuitos colombianos quedaron truncos. La buena presión en la salida propició a Urzi con campo abierto para conducir y convertir un gol de gran factura para abrir el marcador. Luego, el capitán Nehuén Pérez sentenció la victoria y el título del equipo de Fernando Batista, no sin sufrir tras el descuento del local.

El boleto a Tokio 2020 es la frutilla del postre de un proceso de selecciones exitoso en cuanto a progreso y resultados refiere. ¿Ganar títulos sirve? Si ¿Es lo más importante? No. La importancia del proceso es vital para la salud de la Selección Argentina. La cantidad de partidos disputados por esta camada de jugadores es una base para la mayor. Ante una eventual baja en la Absoluta, gran parte de este plantel Sub-23 está preparado para aportar lo suyo.