LAS ANÉCDOTAS DE BILARDO

7

Carlos Salvador Bilardo fue un gran director técnico que ganó prestigio mundial por llevar a la Selección Argentina a la conquista del Mundial de México 1986. Pero además, su pasado incluye varias anécdotas que vale la pena recordar.

Siendo entrenador de la selección, uno de sus dirigidos se casó y organizó una gran fiesta a la que acudieron jugadores de nacionalidades varias. En un momento, Bilardo se le acercó a Ricardo Gareca y le expresó un pedido un tanto extravagante: “¿Ves ese tipo que está bailando allá? -le dijo mientras señalaba a un defensor italiano- andá y parate al lado“. El “Tigre” aceptó pero cuando preguntó la razón, Bilardo sentenció “es que quiero ver quién es más alto para los centros“.

Se sabe que Bilardo era una persona obsesiva con todo lo relacionado al juego, y eso lo llevaba a cometer algunas locuras. En la concentración previa al Mundial de México 1986 entró a la mitad de la noche a la habitación de Oscar Ruggeri, sólo para preguntarle a quién le tocaba marcar. Algo similar ocurrió cuando entró al cuarto de otros 2 jugadores para ver qué tan rápidamente reaccionaban. Antes de viajar a México les dio a sus jugadores una clara indicación: que en la valija lleven sí o sí un traje y una túnica. Los jugadores atónitos le preguntaron para qué, y el respondió que el traje era por si salían campeones, mientras que la túnica era por si perdían y tenían que irse a vivir a Arabia Saudita. Cabulero a más no poder, Bilardo no dejó que sus jugadores coman carne de pollo durante el Mundial de México porque “traían mala suerte”.

De cara al Mundial de Italia 1990, abandonó la concentración una noche y se fue a un salón de fiestas donde se celebraba un casamiento. “Era una chance que no podía dejar pasar, saludar a la novia trae buena suerte“.

Cuando convocaba a un jugador por primera vez, el encargado de “aclimatarlo” era Ruggeri, y así fue cuando Sergio Goycochea llegó a la selección. El capitán le comentó que era muy probable que Bilardo lo citase a la madrugada en algún lugar. El llamado llegó, y el arquero, creyendo que era una broma del “Cabezón” fue a una plaza a la noche. Sin embargo, estaban el técnico y otros cinco jugadores, que tuvieron que poner sus autos juntos y prender las luces. “Por qué hacemos ésto Carlos?“, preguntó nervioso Goycochea. “Para ver si sabes atajar de noche” remató el puntilloso entrenador.

Cuando Argentina le ganó a Alemania y se consagró campeón del mundo, y mientras los jugadores festejaban, él se encerró en su habitación. Cuando fueron a buscarlo para que festeje con ellos los echó a los gritos, diciéndoles: “¡No me hablen! ¡No me hablen que nos hicieron dos goles de cabeza!“. Ya estaba pensando en el Mundial siguiente.

El 28 de marzo de 1990 Argentina estaba a punto de batir el récord de tiempo sin conseguir un gol. Jorge Valdano relató como Carlos Bilardo, su entrenador, en la charla previa al partido con Escosia en Glasgow dijo: “No se les ocurra meter un gol antes de los 6 minutos porque nos quedamos sin récord. Nosotros tenemos que estar en todas las conversaciones, en las buenas y en las malas”.

Share.

About Author

Estudiante de Historia en la UBA. A veces oficio de periodista. Hincha y socio de Argentinos Juniors.

7 comentarios

  1. Pingback: HUMOR, GLORIA Y TRAGEDIA

  2. Pingback: EL PADRE DE LA BESTIA

  3. Pingback: VALDANO, ADEMÁS DEL ESTADIO AZTECA

  4. Pingback: Fillol, un prodigio bajo palos

  5. Pingback: Basile, el último campeón con la Selección Mayor

  6. Pingback: Garrafa Sánchez: Dios precisaba un 10

  7. Pingback: Argentina - Uruguay: Viejos conocidos

Leave A Reply