Venezuela - Copa América 2019.

VENEZUELA: MOMENTO DE DAR UN PASO AL FRENTE

La aparición de diversos talentos y un buen trabajo en Juveniles, hacen de Venezuela una Selección ansiosa por dar un paso al frente y equiparar fuerzas con las candidatas a la Copa América. Rafael Dudamel tendrá la difícil misión de gestionar un buen plantel, rico en variantes y en calidad individual, pero aún con signos de interrogación en cuanto a funcionamiento colectivo. Una mezcla de las últimas tres generaciones puede verse en la lista de 23 convocados, entre la que destacan, por ejemplo, cinco futbolistas que disputaron la final del Mundial Sub-20 2017: Wuilker Fariñez, Yangel Herrera, Joel Graterol, Ronald Hernández y Yeferson Soteldo. Juventud al servicio de la renovación.

No obstante, algunos históricos se mantienen como las principales cartas de la Vinotinto. Tomás Rincón, Salomón Rondón y Roberto Rosales aparecen como nombres de jerarquía y experiencia en distintas líneas del equipo. Principalmente Rincón, centrocampista de amplio recorrido por el fútbol europeo, está llamado a ser el motor del conjunto dirigido por Dudamel; quien marque los ritmos y determine la propuesta venezolana. En ese sentido, una opción táctica es la de utilizar un 4-3-3 con un fuerte matiz contragolpeador, como se vio en el amistoso ante Argentina. La velocidad de Darwin Machis y Jhon Murillo puede resultar determinante a la hora de atacar a campo abierto. Sobre todo si en el área espera una figura del calibre de Rondón. Otras alternativas de mayor pausa y control, son los nombres de Juampi Añor y Yeferson Soteldo, mediapuntas muy técnicos que buscan una mayor cuota de asociación para atacar espacios reducidos.

Dudamel ha puesto mucho énfasis en la transiciones, el orden y la intensidad para recuperar la pelota. Por eso la intención de darle continuidad a su triángulo en el centro del campo: Yangel Herrera como pivote, Júnior Moreno y Rincón como interiores. El nombre de Luis Manuel Seijas es otra variantes interesante. Pero además de este libreto, Venezuela puede adaptarse a dos líneas de cuatro y una doble punta que permita el ingreso de otro goleador como Josef Martínez. El futbolista que destacó en la Major League Soccer cuenta con muchos boletos para ser el próximo centrodelantero vinotino. La cantidad de variantes se entiende mejor al comprobar la existencia de un tercer atacante neto como Fernando Aristeguieta. No obstante, la complementariedad de otro centrodelantero con Rondón es un aspecto aún por mejorar, y el sistema de 4-3-3 le permite ganar un hombre para defender carril central, así como mayor libertad a los futbolistas en banda.

El plan de defender campo propio se solidifica también en el gran nivel que atraviesa el arquero Fariñez, y en la experiencia que hombres como Rosales y Mikel Villanueva pueden aportar. Aún así, el sistema dependerá de todas las fichas y por eso Dudamel busca que la primera línea de presión se muestre comprometida con la recuperación. Al fin y al cabo, que las individualidades trabajen bien en conjunto es lo que puede llevar a Venezuela a realizar un certamen que cumpla con las expectativas generadas en su país. Y paradójicamente, es esa cohesión lo que a día de hoy aún le falta demostrar en la cancha durante los grandes partidos.