Velez sigue siendo un proyecto vigente.

UN PROYECTO VIGENTE

El adiós de Ricardo Gareca en Vélez parecía la culminación de un ciclo plagado de éxitos para la institución de Liniers, pero sin embargo, parece que el proyecto que tiene el mánager del club Christian Bassedas sigue en pie más que nunca. Esta vez, con el abanderado José «Turu» Flores a la cabeza de un plantel que, independientemente de los nombres, mantiene un alto nivel de competitividad.

Perder jugadores titulares como Allione, Canteros, Tobio o Zárate no parecen ser obstáculo para un proyecto serio como el que se lleva adelante en la institución de Liniers. Más allá de nombres, de inferiores a primera división se respeta una misma identidad. Es por eso que los más chicos rinden en categorías mayores como si hubieran jugado toda la vida. Para un club tan ordenado como es hoy Vélez Sarsfield, seguramente el primer semestre de 2014 haya sido un fracaso, ya que cayó eliminado de la Copa Libertadores en Octavos de Final y cosechó 30 puntos en el certamen local, pero eso no significó un rearmado completo del plantel, error en el que suelen caer muchas otras instituciones en cada mercado de pases.

José Flores dispuso de un sistema táctico tan viejo como el fútbol, pero con algunas picardías que hacen a Vélez un equipo simple pero complejo a la vez. ¿Por qué estas contradicciones? Distribuído tácticamente, el equipo del fortín aparenta ser un 4-4-2 común y corriente. Sin embargo, es un error apreciar solo esa disposición de origen, ya que dentro del esquema hay diversas variantes y aspectos a tener en cuenta.
 
La seguridad de Sebastián Sosa: En los últimos partidos del semestre anterior y del presente Torneo, el arquero uruguayo mostró una absoluta seguridad para neutralizar las situaciones de los rivales. Es clave su salida con los pies, algo que cuando ni bien había arribado al club, no era una de sus virtudes.

El liderazgo de Domínguez: El experimentado central es el patrón de la defensa. «Seba» es capaz de garantizar una salida limpia o al menos, sin complicaciones, y además, despeja cada pelota que cae en el área. Como agregado, es clave su experiencia para consolidar al juvenil Facundo Cardozo, que cada día juega más ordenado al lado del ex zaguero de Newell’s.

La subida de los laterales: Fabián Cubero y Emiliano Papa son claves para asociarse con los volantes por afuera y los que se encuentran por el medio, pero eso no es todo, ya que en el caso de “Poroto”, al desprenderse Leandro Desábato del mediocampo, es quien hace el relevo de volante central defensivo, posición que antes ocupaba naturalmente. Años llevan muchos años en el club, y ese es un factor importante para consolidar un grupo que apunta a perdudar en el tiempo con su idea de juego.
 
El papel de Rolón y Correa: Ambos surgidos de la cantera del “Fortín”,son volantes por derecha e izquierda respectivamente, pero además de atacar por afuera a sus rivales, ambos tienen roles asignados para aportar a la hora de la rotación, los relevos, y también para saber cuando dar una mano en ataque. Otro volante mixto como Ariel Cabral es la clave de un mediocampo con buen pie y frescura. Este último es quien hace las veces de enganche o armador cuando el equipo se encuentra con la posesión del balón.
 
La relación de ‘Los 9’: ¿Qué dos delanteros de área no pueden jugar juntos? Lucas Pratto y Roberto Nanni parecen ser la excepción. Ambos saben tirarse atrás para recibir la pelota en el momento preciso, o bien funcionar como una distracción para hacer perder la referencia a sus marcadores. Los movimientos de los dos atacantes dan lugar a la llegada de los volantes, siempre con espacios y en buena cantidad numérica. Tanto Pratto como Nanni tienen un gran control del balón y son hábiles con los pies, algo que no todos los delanteros tienen, y además de todo esto, la capacidad goleadora de los dos es notable si se evalúa su eficacia a la hora de definir situaciones.
 
El equipo de Vélez no termina en los nombres mencionados anteriormente y vale decir que en el banco de suplentes hay dos jugadores que también pueden aportar muchísimas soluciones al entrenador de turno. Uno de ellos es Lucas Romero, centrocampista que puede cumplir el papel de Ariel Cabral sin ninguna dificultad y estuvo en boca de todo el país por su calidad a la hora de pasar la pelota. Sin duda alguna, el mediocampo de Liniers tiene futuro y calidad. La otra alternativa está en ataque: Milton Caraglio llegó para, con sus diferencias, suplir la baja de Mauro Zárate, y hasta el momento, cada vez que le tocó ingresar mostró cosas interesantes. Todo esto, sin dejar de lado a Brian Ferreira y Ramiro Cáseres, importantes promesas de la institución velezana.
 
Claramente, el objetivo para este semestre es hacerse con el campeonato local, y aparentemente, el mejor equipo de la temporada pasada tiene las herramientas en su plantel para conseguirlo. Aunque lo más destacable de todo lo anteriormente dicho es que el proyecto de Vélez Sarsfield sigue en pie independientemente de quien conduzca al primer plantel y qué jugadores salgan al campo de juego con la camiseta del “Fortín”.
Sebastián Abib Neman
@SebastianCai94

Compartir