VOLVIÓ A LAS FUENTES

0

La intensidad característica del Vélez dirigido por Gabriel Heinze fue demasiado para Atlético Tucumán. Una premisa que siempre repite el entrenador velezano es defender con un jugador más que los atacantes rivales. Con este concepto claro, Gastón Giménez se ubicó como líbero para colaborar con Lautaro Gianetti y Luis Abram en la marca, y lograr una salida limpia desde el fondo, cosa que logró casi en la totalidad de los 45 minutos iniciales.

Con las lineas subidas en campo rival, comenzó el asedio sobre el arco defendido por Cristian Lucchetti. Una de las vías de ataque predilectas de Vélez es el sector izquierdo, donde se ubica Matías Vargas, siendo una de sus virtudes el pase filtrado al lateral opuesto si rompe desde el costado, y a Nicolás Domínguez, uno de los volantes que mejor y más logra pisar el área rival. Para contrarrestar este movimiento, Atlético optó en varias oportunidades por adelantar sus líneas y buscar dejar en offside a los delanteros rivales, cuestión que no siempre resultó como esperaban, ya que tanto Bouzat y Leandro Fernández rompieron la línea en dos o tres oportunidades que generaron sendas chances claras de gol. 

Por otro lado, Atlético, fiel a su estilo, optó por los pelotazos largos a sus dos delanteros centrales, Mauro Matos y Leandro Díaz, y apostar a las llegadas desde atrás de David Barbona y Rodrigo Aliendro, algo para lo cual Vélez estuvo preparado y nunca dejó que puedan generar superioridad en esos envíos largos. Paradójicamente, el gol que abrió el marcador no llegó en una jugada armada con toques y asociación en corto, sino por una picardía de Domínguez que sacó rápido un lateral y agarró mal parada a la defensa tucumana.

A la vuelta del descanso, Ricardo Zielinski movió el banco. Salió Juan Mercier, de discreto partido, e ingresó Favio Alvarez, un cambio que modificó en gran parte el curso del partido. La entrada del volante creativo provocó que Aliendro se haga eje del equipo, y juntos comenzaron a generar buenas asociaciones en corto para intentar llegar al arco sin demasiados centros frontales. De esta forma, Atlético comenzó a arrear a Vélez hacia el arco de Lucas Hoyos, de buenas respuestas ante los ataques tucumanos. Tras unos 20 minutos con cierta zozobra, Heinze hizo ingresar a Joaquín Laso por Thiago Almada para formar la línea de tres en el fondo, adelantar a Giménez al mediocampo e intentar manejar la pelota y no entrar en el terreno del ataque por ataque. El cambio dio sus frutos y el partido se estancó. Atlético volvió a caer en los envíos frontales repetidos despejados por Lautaro Gianetti, de gran nivel en este semestre.

En una de las tantas contras que tuvo Vélez para liquidar el partido, Rodrigo Salinas logró asistir a Galdames, que sentenció el encuentro. En un semestre irregular, los dirigidos por Heinze necesitaban un triunfo para renovar la convicción de sentirse en el camino correcto. Los malos resultados recientes podrían haber desquebrajado la moral, pero esta clase de actuaciones dejan en claro que el proyecto sigue en marcha.

Por: Diego_Salgado6

Share.

About Author

Do NOT follow this link or you will be banned from the site!