SIMPLEZA

0

Óscar Tabárez desempolvó el viejo libreto y Uruguay se metió en los cuartos de final del Mundial tras vencer 2-1 a Portugal. La receta fue muy simple: orden, repliegue para anular a Cristiano Ronaldo y salida rápida de contraataque para lastimar con un gran nivel de Edinson Cavani y Luis Suárez.

Luego de la buena actuación ante Rusia, Tabárez repitió el 4-3-1-2, con Lucas Torreira de volante central y Rodrigo Bentancur de enganche. Pero la postura fue distinta y el equipo se paró varios metros más atrás que aquel día. Además, renunció a la tenencia de la pelota, al revés que en todos los partidos de la fase de grupos. Portugal arrancó más ofensivo y logró buenos desbordes por derecha con Bernardo Silva, pero Cavani convirtió tras una gran combinación con Suárez, y Uruguay empezó a afianzarse en el partido.

El comienzo de Portugal fue bueno, con João Mário y Bernardo Silva centrando por los costados para buscar a Ronaldo, quien muchas veces salió a pivotear con éxito. Pero el repliegue de su rival luego del gol fue efectivo y el equipo empezó a repetirse y a quedarse sin ideas. Diego Godín y José María Giménez ganaron casi siempre de arriba, Torreira se cansó de bloquear remates y Martín Cáceres cerró su banda, además de tener buenos aportes en ataque, en dupla con un mejorado Nahitán Nández. Uruguay prácticamente no tenía la pelota y Bentancur solía retrasarse para colaborar con la marca, provocando que Suárez y Cavani quedaran solos adelante. Sin embargo, eso nunca fue un problema ya que ambos se las arreglaron a la perfección y generaron muchas situaciones de gol. Además, fueron generosos y retrocedieron mucho para colaborar con la marca.

Al igual que en el primer tiempo, los primeros minutos del complemento fueron favorables a los europeos. William Carvalho se adueñó de la mitad de la cancha y el equipo llegaba fácil al área rival, por ambas bandas. En uno de esos tantos centros, al fin ganó un portugués y Pepe puso el 1-1, en el primer gol que le convirtieron a los de Tabárez en el Mundial. Luego del empate siguieron dominando y Uruguay no podía salir, hasta que de un pelotazo de Muslera y después de una gran asistencia de Bentancur, llegó el segundo gol de Cavani. Uruguay consiguió otro gol más de manera directa, casi sin elaboración, y volvió a su libreto original para aguantar los últimos minutos. A pesar del gol, Tabárez se dio cuenta de que su equipo no pasaba por su mejor momento e hizo ingresar a Cristian Rodríguez por Bentancur, para refrescar la mitad de la cancha e intentar no perder tan rápido la pelota. Por su parte, Fernando Santos puso a Ricardo Quaresma para suplir la falta de desequilibrio individual. Uruguay volvió a replegarse, pero Portugal ya no tuvo tanta paciencia ni ideas como al principio de la segunda parte. El equipo estaba apurado y los centros eran fáciles para Muslera y los centrales. Cristiano Ronaldo ya casi no tenía participación, al quedar encerrado entre tanta gente del rival. Además, el equipo se empezó a descompensar atrás, generando algunos buenos contraataques para los sudamericanos. El final fue emotivo, con varios minutos de adición y el arquero Rui Patrício yendo a cabecear en la última jugada, pero el gol nunca llegó y los charrúas se metieron entre los ocho mejores del Mundial.

Uruguay volvió a hacer historia. Quedó claro que Tabárez, ante equipos superiores, cambió el libreto y decidió jugar a lo que su equipo estaba más acostumbrado. Pudo apostar a ser directo en ataque gracias a los excelentes niveles que mostraron Cavani y Suárez, y a replegarse por la garantía que siguen dando Giménez y Godín. El mediocampo se afirmó con Torreira y además se encontró en Laxalt a un buen lateral izquierdo, férreo en la marca y con mucha dinámica al proyectarse. De cara al duelo con Francia en cuartos de final, y viendo el partido que jugó ante Argentina, seguramente el técnico repetirá la estrategia y buscará no darles espacios a los rápidos delanteros que tiene su próximo rival. Deberá esperar a que se recupere su mejor jugador, Cavani, quien salió lesionado y está pasando por su mejor momento en la Selección, convirtiendo pero también asistiendo y sacrificándose en la marca. Si mantiene la solidez defensiva y el nivel de sus delanteros, Uruguay puede ser un serio candidato.

Share.

About Author

Leave A Reply