PACIENCIA: EQUIPO EN FORMACIÓN

1

Racing bailó al ritmo de Unión en su excursión a Santa Fe. Los dirigidos por Leonardo Madelón demostraron la diferencia entre un conjunto bien trabajado y que conoce su libreto sobre uno que está en proceso de amolde. Habrá que tener paciencia, pero los resultados se necesitan pronto.

La historia del 2018 inició muy parecido al segundo semestre de 2017. Lógicamente, con un ciclo de Diego Cocca que dejó poco y nada en cuanto a resabios futbolísticos, para Eduardo Coudet es empezar desde el punto cero. Debutar contra Unión, un equipo muy disciplinado, convencido y con un funcionamiento aceitado, fue duro para los comandados por el Chacho. A pesar de que comenzó ganando, fue inferior al Tatengue durante casi todo el desarrollo, pateó muy poco al arco y se salvó de un resultado peor.

Urgido de resultados que lo metan en la carrera para clasificar a la próxima Copa Libertadores, en el 15 de Abril no se vieron los pergaminos que procura Coudet: no hubo intensidad, ni sociedades y presión alta. Uno de los ítems que más alerta deben generar es la poca recuperación en la mitad de la cancha cuando no hay posesión. Sin la vuelta de los volantes externos (muy flojo nivel de Matías Zaracho), el tándem Nery Domínguez -Diego González fue desbordado.

También quedó claro que hubo refuerzos que jugaron sin estar preparados o a punto físicamente. En Ricardo Centurión se notó la falta de fútbol que acarreaba desde Italia; mientras que Leonardo Sigali y Alejandro Donatti se vieron pesados, aunque alternaron más buenas que malas. Del bloque defensivo, solo Renzo Saravia y Alexis Soto -el último, incisivo en ataque- estuvieron a la altura.

Con poca conexión en la dupla Lautaro Martínez – Lisandro López, desconcierto del Pulpo para conducir y previsibilidad de Zaracho para manejar, Racing no tuvo volumen de juego ni peso ofensivo. Las buenas intervenciones de Martín Ojeda, el pivoteo de Enrique Triverio y el atrevimiento de Maximiliano Cuadra, sumado al repliegue excesivo de Unión, dieron esperanzas, pero nunca hubo chances concretas de empatar.

La Academia nunca pudo descifrar el buen planteo de Unión ni anular sus virtudes. Terreno sinuoso, rival complicado y pragmático, no fue un buen debut oficial para el equipo de Coudet. Habrá que tener paciencia porque la formación de un conjunto confiable está en camino. Mientras, serán comunes actitudes adolescentes como las vistas en Santa Fe.

Share.

About Author

1 comentario

  1. Pingback: El Racing de Coudet apareció en la exhibición de Lautaro

Leave A Reply