EL TRIÁNGULO DE LA IMAGINACIÓN

0

Brasil no pudo iniciar su camino en el Mundial de Rusia con un triunfo, pero al menos en gran parte del primer tiempo mostró el nivel ofensivo del que dispone. Si aquello sólo fue un anticipo, el conjunto de Tité tendrá argumentos de sobra para ilusionarse con el título. De lo contrario, deberán mover fichas y encontrar variantes en otras zonas del campo. Para Suiza, defender al triángulo conformado por Marcelo-Coutinho-Neymar fue imposible en la primera parte del partido. Y vale destacar que la Canarinha llevó todos sus ataques hacia aquel sector. Las alturas que mezclan, la capacidad técnica para no perder la pelota y el cambio de ritmo para romper con paredes o gambetas, son factores que hacen a Brasil un equipo imaginativo, resolutivo, capaz de crear peligro con facilidad. Así lo hizo, al menos hasta que Coutinho cumplió el objetivo de abrir el partido.

No obstante, también es cierto que Suiza realizó ajustes en pos de disminuir el impacto de aquel triángulo. El hombre determinante fue Valon Behrami, quien en el doble pivote junto a Granit Xhaka, basculó para cerrar la defensa sobre aquel costado y se interponía cada vez que Neymar intentaba desequilibrar. Pero además de aquel trabajo suizo, Brasil cedió iniciativa luego de ponerse en ventaja, en un intento por encontrar más espacios y poder salir al contraataque. Aquella decisión casi no implicó riesgos para el arco custodiado por Alisson, pero le permitió a Suiza crecer, avanzar en el campo, recuperar cada vez más arriba y llegar al empate mediante un tiro de esquina.

Brasil retomó el dominio, pero ya nada volvió a ser igual. Con Neymar disminuido desde lo físico e insistente en la jugada personal, el ataque tornó repetitivo y acelerado. Eso también es algo que provoca la ubicación de Coutinho como interior izquierdo. Un escalón más abajo, el jugador del Barcelona otorga mayor capacidad de dominio y aceleración, pero no tanta pausa e organización. Aún está por verse qué pasará ante equipos que ataquen más, porque tras el gol, Suiza no volvió a rematar al arco pero intensificó aún más los marcajes. El triángulo imaginó menos y Tite comenzó la búsqueda de variantes con Fernandinho, Renato Augusto y Roberto Firmino. Si el problema se repite, el entrenador brasileño deberá encontrar soluciones.

 

Share.

About Author

1994. Si no rueda una pelota me siento incompleto. Cuando sea grande diré que vi jugar a Messi. Disfruto de leer y escribir.

Leave A Reply