Carlos Tévez - Guillermo Barros Schelotto

TEVEZ EN EL BOCA 2018

La vuelta de Carlos Tevez a Boca es un hecho. El jugador ya está en Los Cardales, donde el Xeneize hace la pretemporada, preparándose para su tercer ciclo en el club.

¿Qué le puede aportar Carlos Tevez al equipo? ¿Le sumará calidad al plantel o desestabilizará un equipo ya armado? ¿Podrá recuperar su nivel? ¿En qué puesto lo pondrá Guillermo? ¿Quién saldrá? ¿Habrá cambio de esquema? Esas son las preguntas que se están haciendo la mayoría de los simpatizantes xeneizes por estas horas. Solo Guillermo Barros Schelotto (o quizás ni siquiera él) tiene la respuesta. Pero sí se pueden ir sacando algunas conclusiones o analizando las distintas variantes.

Por empezar, la incorporación del Apache termina de jerarquizar y darle el toque final a un plantel ya bien armado y que es uno de los candidatos a pelear la Copa Libertadores 2018. Estando bien físicamente, Tevez es un jugador al que le sobra para el fútbol argentino, como ya lo demostró en sus anteriores pasos. En el último semestre, uno de los principales déficits que tuvo Boca fue no tener variantes ante los rivales que se metían atrás, poblaban el medio y no lo dejaban jugar. Por momentos el 4-3-3 era demasiado rígido, con Edwin Cardona aislado en la izquierda y sin tener mucha participación. Ante ese panorama, Tevez puede ser el enlace o armador que el equipo necesita. En su última etapa en Boca demostró que además de seguir teniendo mucho gol, había sumado buenas conducciones y asistencias para sus compañeros. Además de eso, su calidad puede servir mucho para destrabar esos partidos cerrados. Y por último, su personalidad y su perfil ganador son ideales para un equipo que tiene buenos jugadores pero al que se le ha cuestionado mucho el carácter para enfrentar los partidos de eliminación directa.

Guillermo es un técnico al que siempre le gustó jugar con dos extremos rápidos bien abiertos. Por eso, no sorprendió que cuando llegó a Boca a principios de 2016 haya utilizado un 4-3-3 con Tevez como centrodelantero, un puesto en el que jugó en muchas ocasiones pero que no es su ideal. Aunque tuvo algunos buenos partidos, la apuesta le terminó saliendo mal ya que no se vio su mejor nivel y terminó perdiendo la Libertadores ante Independiente del Valle y la Copa Argentina ante Rosario Central. Ante eso, el Mellizo decidió cambiar el esquema para armar un equipo alrededor de su figura. Pasó a usar un 4-2-3-1, con el ex Juventus jugando de mediapunta, más libre. Ahí pudo mostrar un mejor nivel, que se profundizó cuando Gago volvió de la lesión y el esquema pasó a ser un 4-3-1-2, resignando un extremo. Por todo esto, sería lógico que el entrenador haya aprendido la lección y que a partir de 2018 lo vuelva a poner atrás del nueve y no como referencia de área, donde se desgastaría contra los centrales rivales.

En la Copa Libertadores 2016, Tevez fue centrodelantero. Boca cayó en semifinales.

En la Copa Libertadores 2016, Tevez fue centrodelantero. Boca cayó en semifinales.

De esta manera se abren muchas opciones, siempre dando por sentado que Tevez llega para ser titular, lo que por su jerarquía se descuenta, y que Wanchope Ábila reemplazará a Darío Benedetto como centrodelantero. La que menos cambios traería en lo táctico sería que se mantenga el 4-3-3 y el Apache ingrese directamente por Cardona, ya que se mueven en puestos similares. El equipo no sentiría el cambio y él tampoco, porque está acostumbrado a jugar allí. Sin embargo, por el nivel con el que terminó el colombiano y por su calidad no parece fácil ni lógico que salga del equipo.

Otra posibilidad sería que Cardona pase a jugar de interior (por momentos adelantándose para formar un 4-2-3-1), resignando a uno de los dos volantes que acompaña a Barrios. En ese caso el colombiano deberá involucrarse más en el retroceso, y el mediocampo estar bien trabajado para no quedar expuesto. Además, tendrá que aceitarse la dupla Cardona-Tevez para que no se choquen. Por características, si se utiliza esta opción debería salir Pablo Pérez, ya que Nahitán Nández ayuda mucho más en la marca y el equipo no quedaría tan descompensado. Pero el ex Newell’s es uno de los indiscutidos de Guillermo, y como su puesto no parece correr riesgo, en los últimos días circuló que la idea del técnico es que él sea el volante que acompañe a Barrios y no el uruguayo, por lo menos hasta que vuelva Gago. Da la sensación de que es una apuesta arriesgada, sobre todo para los partidos ante equipos difíciles.

Hay otras dos alternativas que parecen menos probables para formar un equipo ideal, pero que pueden llegar a utilizarse en algún partido puntual. La primera es que Guillermo vuelva a utilizar a Tevez de 9. En ese caso, saldría Ábila y se mantendrían todos los que ya vienen jugando. La otra es que disponga de un 4-3-1-2 con el ex Shanghai Shenhua de segunda punta, pero hoy no hay muchas chances ya que Cristian Pavón aparece como uno de los titulares indiscutidos. De todas formas, como el plantel tiene muchas variantes y hay doble competencia, es posible que Guillermo no se ate a un “11 de memoria”, sino que vaya rotando y probando distintos equipos.

Tevez no tuvo un buen año en China. Las lesiones musculares lo hicieron perderse muchos partidos, y en los que estuvo no descolló. Las mayores dudas vienen por su estado físico. Es probable que al principio le cueste porque el fútbol argentino es duro, pero si con el correr de los partidos logra volver a su mejor nivel futbolístico, su presencia en el equipo será indiscutible. Será tarea de Guillermo encontrarle su lugar ideal. Si lo logra, nadie duda de que Boca será el máximo candidato en todas las competencias.