UNA ESCUELA DE CRECIMIENTO MUNDIAL

0

El Southampton ha sido la base de desarrollo de grandes futbolistas, como Gareth Bale o Alan Shearer. Ejemplos actuales y antiguos abundan, de una de las academias más importantes del mundo.

Las consecuencias de un proceso en las divisiones inferiores de un club requieren de un largo plazo. La formación de los jóvenes bajo una idea futbolística y un alcance cultural acarrea un tiempo necesario para su cosecha. Los frutos del futuro son el resultado del trabajo, pese a que en muchos casos esos derivados son provechosos o no. Hay casos que sobresalen, como La Masía, pero en otros lugares no han podido extraer la máxima dimensión de los jugadores formados en la cantera.
 
El Southampton británico forma parte de estos últimos, de cierta manera. La institución, situada en el sur inglés –de donde partió el Titanic, que luego se hundiría en su viaje a Nueva York, ha sido base de un proyecto consolidado y respetado a rajatabla. La calidad de los nombres que han salido de las inferiores del Soton asombra, pero no han podido sacar los beneficios que hubiesen buscado para el primer equipo.
 
De los que hoy se encuentran en actividad, el primero en dar un salto de calidad fue Wayne Bridge. El marcador de punta jugó cinco años en el club. En 2003 era titular en el conjunto que peleó hasta el final por la FA Cup y perdió el partido cumbre ante el Arsenal de Henry, Pires y Bergkamp. Pasaría a posteriori por equipos como Chelsea y Manchester City, hasta recalar en el ocaso de su trayectoria en Reading (allí también actuaba Chris Baird, otro salido del sur, vendido al West Bromwich Albion).
 
Uno de los ejemplos emblemáticos y más recientes es el de Gareth Bale. El galés debutó con los Saints a la edad de 16 años, con el equipo en Championship (segunda categoría) y pronto comenzó a deslumbrar al mercado europeo. El Tottenham Hotspur acabó llevándoselo en el 2007 después de 45 partidos en la máxima división, a cambio de 10 millones de euros. Por aquellos tiempos, no era más que un prometedor lateral izquierdo. En Londres sorprendería con sus zancadas, una enorme velocidad y capacidad de remate con su zurda. Pese a no ser un jugador de notadas capacidades asociativas, en el mano a mano suele ser letal.
 
Con el paso del tiempo, Bale se convirtió en el futbolista más caro del mundo, al ser transferido al Real Madrid por 100M de euros. Una cifra escalofriante, a partir de un jugador que salió muy joven de Southampton. El club rojiblanco había sido el primero en cobijarlo a su llegada de Cardiff, una vez que pisó territorio inglés, pero no pudo sacar réditos de la venta a España por vender el pequeño porcentaje que le quedaba en un mal momento económico. Igualmente, no sería el único caso simbólico, ni la venta más cara de la entidad.
 
El otro grande de Londres se llevaría a la anterior joya. Theodore Walcott fue traspasado por pedido expreso de Arsene Wenger al Arsenal (en el actual mercado, Chambers es otro juvenil que ha pasado al Emirates desde el Soton). El extremo salió en el curso anterior, a cambio de 13 millones. Tampoco llegó a jugar en Premier League con la camiseta del Southampton, pero fue el jugador más joven en debutar con la reserva, y estuvo en el equipo que arribó a la final de la FA Youth Cup. Luego, con 17 años, sería el más joven en debutar con su selección (también el más chico en anotar un hat-trick con el escudo nacional), e iría al Mundial 2006 de Alemania en una decisión de Sven-Göran Eriksson que asombraría a más de uno. Se perdió la Copa del Mundo de Brasil por una lesión ligamentaria al empezar el 2014.
theo_walcott_1121790c_925310358
Walcott fue transferido al Arsenal por 13 millones
Por otro lado, los Gunners también se han llevado a otra presea de los Saints, pero mucho más acá en el tiempo. Alex Oxlade Chamberlain fue incorporado por el Arsenal en la 2011/12. De ascendencia jamaiquina, formó parte del Soton durante diez años y fue protagonista clave de la escuadra que obtuvo el ascenso en 2010. Por él, inclusive, se pagaron cinco millones más que por Walcott cuando tenía 18 años. Sus características son similares a las de Theo, aunque aún parece faltarle un proceso de maduración. En el último tiempo, ubicado en algunos encuentros por el entrenador en el centro del campo, ha mostrado ser un gran box to box, vital para recuperar el balón y decisivo en los metros finales. Su polifuncionalidad, junto a una gran rapidez en sus desplazamientos, es lo más destacable. Roy Hodgson lo ha convocado y estuvo entre los 23 que jugaron el certamen en Brasil.
 

Bale, Walcott y Chamberlain han sido las últimas figuras salidas de la cantera el Southampton.

Si tomamos en consideración el pasado y jugadores ya retirados, también existen modelos paradigmáticos de estas juveniles del SouthamptonTerry Pain fue histórico, en la década del ’60-. Matthew Le Tissier, histórico jugador de Inglaterra, salió del club del sur en 1986 y nunca lo abandonó. Su carrera transcurrió en el mismo lugar y se hizo un emblema para los fanáticos, que lo consideran “el Dios”. Disputó 540 partidos e hizo 209 goles en 17 años. Ganó numerosos premios individuales (como al mejor jugador joven de la campaña 1989/90), entró al Salón de la Fama del fútbol inglés y consiguió un ascenso. Le God, como lo apodaba la afición, fue el primer mediocentro en marcar 100 goles en Premier League.
 
Le Tissier jugó toda su carrera en Southampton
Además, Alan Shearer dejó su marca antes de ser leyenda en el Newcastle. Pasó 24 meses en la cantera y estuvo cuatro años con el primer equipo. Los 43 goles convertidos le valieron su venta al Blackburn. Más tarde, en los Magpiesmarcaría un sinfín de tantos para ser uno de los delanteros más simbólicos del Reino Unido. Otros nombres, como Mick Channon o Danny Wallace, fueron transferidos a Manchester (City y United, respectivamente), pero sin la reputación que obtuvieron quienes continuaron por su senda.
 
Hoy en día, tras desarrollar una gran temporada bajo la conducción del argentino Mauricio Pocchetino, dos hombres de los cimientos del Southampton han sido vendidos dejando una gran cantidad de dinero a las arcas. El lateral Luke Shaw, que fuera distinguido como el mejor Sub 20 en su puesto, ha sido incorporado por el Manchester United por la suma de 30 millones. Junto a él, Adam Lallana, mediapunta que también puede jugar como delantero centro o carrilero izquierdo, es ya propiedad del Liverpool. Los Reds lo sumaron tras desembolsar 25M. En las filas de los Santos, Ward Prowse y Reed se antojan importantes para la temporada que se avecina, dirigidos por Ronald Koeman.
 
La explicación a semejante proceso de crecimiento de jóvenes obedece a un mecanismo que parte de una institución que posibilita ser protagonistas de un equipo hasta a menores de 9 años. Ocho categorías conforman las divisiones inferiores, una para cada año, hasta llegar a los 16. Una vez trascendida esa etapa, pasan al Sub 18, la Reserva, previamente a la Primera. Muchos jugadores, como por ejemplo Chamberlain o Walcott, han salteado este último período por sus enormes condiciones.
 
 Captar a precoces talentos es el deber de los ojeadores de la organización denominada “Southampton Football Club Academy”. Conjuntamente, cuentan con personas altamente capacitadas en ciencia y medicina. De muchas de sus figuras no han podido disfrutar por una temprana venta. No son un organismo de alto presupuesto y muchas veces las transferencias fueron menester para saldar las cuentas. Más allá de eso, sin dudas que es una de las mayores escuelas de crecimiento en el mundo.
Share.

About Author

Periodismo y fútbol. 24 años, de Roldán.

Do NOT follow this link or you will be banned from the site!