DESORIENTADO Y SIN RUMBO

1

Estudiantes no logra levantar cabeza. Repitió una floja actuación y cayó 2-0 ante Santos en Brasil. El bajo nivel futbolístico y anímico desnudó por completo todas sus falencias.

Estudiantes viajó a Brasil en busca de traer un resultado que lo deje mejor parado de cara a la clasificación a la fase final de la Copa Libertadores. A su vez, era imperioso revertir las preocupantes y alarmantes imágenes de los últimos partidos. Por ende, con la premisa de no sufrir un mazazo tempranero, el conjunto dirigido por Lucas Bernardi salió con un esquema 5-3-2, priorizando el orden y la tenencia del balón, esperando algún contraataque que surja de un pelotazo esporádico.

Sin embargo, el Pincha la pasó mal. Pese a no ser sumamente punzante, Santos arremetió desde el comienzo con los escurridizos Rodrygo y Gabriel Barbosa. Un remate en el travesaño del ex Inter de Milán encendió las alarmas y presagió cómo se desarrollaría el resto del encuentro. Sin embargo, el guión no se vio alterado: esperar agazapado y herir cuando se le presentase la oportunidad. Si, era un planteo arriesgado, pero Estudiantes carecía de fundamentos para proponer en ofensiva.

El déficit futbolístico de Estudiantes se ve acompañado por la incapacidad de reponerse ante un contexto adverso. Cae en la lona con el primer golpe y no reacciona, se desespera y se desordena. Lo que intenta construir se diluye rápidamente. No posee un conductor fijo y eso le imposibilita generar situaciones claras. Lucas Rodríguez no encontró espacios para dar rienda suelta a su desequilibrio, y fue Rodrigo Braña, centrocampista de recuperación, el único que comandó los ataques. El fiel reflejo de la desorganización y el caos.

Los dos goles de Santos fueron determinantes y dejaron a la vista las falencias del Pincha en todas sus líneas, desde los yerros en el retroceso hasta la vulnerabilidad en el juego aéreo. Pese a los cambios desesperados de Bernardi, el equipo no supo hacerle frente a un rival que, con el 2-0 a su favor, comenzó a dominar a lo largo y ancho del campo. Por más que lo intentase, la historia sería irreversible.

Estudiantes cayó derrotado y no dejó una buena imagen. Sus posibilidades de clasificar a octavos de final parecen lejanas, pero no imposibles. Aún sigue con vida en el Grupo F, pero deberá reaccionar a tiempo y pensar realmente cuál es su idea de juego. El duelo del próximo martes ante Real Garcilaso será crucial para su futuro.

Share.

About Author