San Lorenzo 3-1 Nacional.

DESPUES DE MUCHO TIEMPO

San Lorenzo le ganó 3-1 a Nacional de Montevideo por Ida de los Octavos de Final de la Copa Sudamericana. El Ciclón tuvo un gran rendimiento colectivo, con varios puntos altos. Por primera vez en mucho tiempo, superó con claridad a su rival y se quedó con un triunfo merecido.

Hacía mucho tiempo que San Lorenzo no dejaba en la cancha una imagen tan positiva como ante Nacional. Si bien los resultados acompañaron durante la era de Claudio Biaggio, ninguno de esos triunfos fueron tan merecidos como ante el conjunto uruguayo. Esta vez el gran rendimiento individual de varios jugadores generó un buen desempeño colectivo que le permitió al Ciclón imponerse en todos los sectores del campo.

Desde el comienzo del partido los de Biaggio se hicieron cargo del juego e intentaron hacerse protagonistas con la posesión de la pelota. Los locales intentaban generar espacios con una buena circulación pero los avances carecían de profundidad, algo habitual en el último tiempo. La solución llegó a traves de los laterales. Las grandes actuaciones de Víctor Salazar y Elías Pereyra acoplándose con mucho criterio a los avances azulgranas permitieron abrir el marcador. Primero fue Pereyra, que con un buen cambio de frente asistió a Nicolás Reniero, quien devolvió la pelota al centro del área y Rodrigo Erramuspe en su afán por despejarla la metió en su propio arco. Y minutos más tarde fue Salazar, quien con un gran anticipo cortó la salida de Nacional para que Nicolás Blandi pusiera el 2-0.

Ya con la ventaja el local dominó las acciones del juego. A partir de Gerónimo Poblete, muy eficaz en la recuperación y preciso en la distribución, San Lorenzo se hizo dueño del mediocampo. Mediante las buenas conexiones entre Ariel Rojas, Ruben Botta y Reniero, sumado a las proyecciones de los laterales y las diagonales de Pablo Mouche, el Ciclón mostró interesantes y profundas asociaciones en ataque. Sin embargo, cuando todo indicaba que San Lorenzo podía anotar otro tanto, llegó el descuento de Nacional por medio de un penal que Gonzalo Bergessio cambió por gol.

Envalentonado por el gol, el Bolso fue en busca del empate, pero la vuelta de Fabricio Coloccini a la defensa le brindó orden y seguridad a la última línea, por lo que nunca estuvo en riesgo el triunfo. Menos aún cuando Marcos Senesi, quien hace muy buena dupla y se potencia cuando juega junto al ex Newcastle, salió jugando desde su propia área y asistió a Gabriel Gudiño –había ingresado por Mouche- quien fue derribado dentro del área generando así el penal que Blandi transformó en el 3-1 definitivo.

Con actitud, presión alta y eficaz, juego asociado y contundencia, San Lorenzo realizó el mejor partido de la era Biaggio y consiguió una buena diferencia de cara a la revancha en Uruguay. La mixtura entre jugadores de experiencia y juveniles dio un buen resultado. Ahora lo importante será tomar este partido como ejemplo para trabajar y afianzar la idea de juego, la cual parecía no tener o por lo menos no encontraba. Después de mucho tiempo San Lorenzo ganó merecidamente y sin sufrir en exceso. Después de mucho tiempo el Nuevo Gasómetro volvió a ver buen futbol.