LA EFECTIVIDAD, SU MAYOR VIRTUD

0

San Lorenzo le ganó 2-0 a Belgrano y se clasificó a la Copa Libertadores 2019. El Ciclón volvió a dejar mucho que desear en todos los factores del juego excepto en su ya conocida virtud: la efectividad. Dos contraataques le bastaron para quedarse con los tres puntos.

Como es habitual este semestre, San Lorenzo volvió a ganar un partido sin lucirse y siendo superado por el rival la mayor parte del juego. Ante Belgrano, y como sucedió en varios encuentros, el sector débil del local fueron las bandas. Esta vez fueron Ruben Botta y Alexis Castro los elegidos por Claudio Biaggio para ocupar ese lugar. Y como era de esperar, los avances del rival llegaron por esa zona.

Cuando el Ciclón era totalmente superado por el equipo cordobés y el gol de la visita estaba al caer, una buena combinación entre Franco Moyano y Gabriel Rojas por izquierda terminó en un centro al área que dio en la mano de Eric Godoy. Nicolás Blandi fue el encargado deponer el 1-0 en el primer tiro al arco de los azulgranas. A partir del gol el equipo mostró una leve mejoría hasta el final de la primera parte, pero nunca pudo tomar el control total del juego.

Ya en la segunda mitad, esa pequeña reacción del final del primer tiempo quedó en el olvido y el Pirata recuperó el protagonismo ante un San Lorenzo incapaz de elaborar una jugada colectiva y replegado en su campo. Robert Piris Da Motta volvió a ser unos de los destacados por su actitud y colaboración con la dupla de centrales, formada por Fabricio Coloccini y Marcos Senesi. Ambos se mostraron firmes en cada pelota divida por abajo y en los centros aéreos que llovieron al área durante todo el complemento.

Ante los constantes ataques de la visita y después de un tiro en el palo, Biaggio buscó cubrir mejor los carriles con los ingresos de Nahuel Barrios y Gabriel Gudiño por Botta y Castro. Y las variantes dieron resultado. A falta de 10 minutos una buena salida de San Lorenzo comandada por Barrios agarró mal parada a la defensa de Belgrano y tras una atajada de Lucas Acosta, Gudiño se hizo del rebote para liquidar el encuentro. Recién en ese momento el Ciclón se liberó y dejó de sufrir un partido que lo tuvo a mal traer en todo momento. Hasta incluso se dio el lujo de ver unos minutos a Leandro Romagnoli, en lo que pudo haber sido su último partido como local antes de retirarse.

Una vez más el equipo de Boedo volvió a basarse en la efectividad para quedarse con los tres puntos. En algún tramo del torneo otra característica importante fue la solidez defensiva pero hoy el equipo no brinda esa seguridad en la última línea. Con un fútbol poco vistoso y una propuesta que parecería ser la de ganar como sea, San Lorenzo cumplió el primer objetivo del semestre: Clasificar a la Libertadores 2019. El martes buscara defender el 1-0 obtenido en la ida ante Atlético Mineiro por Copa Sudamericana, y cumplir la otra meta antes del receso.

Share.

About Author

25 Años. Socio Refundador. La pelota siempre a Messi

Leave A Reply