San Lorenzo 1-1 River 2018

OTRO EMPATE MÁS Y VAN…

San Lorenzo empató 1-1 con River y sigue sin ganar en la Superliga. El conjunto de Boedo careció de creatividad para lastimar a su rival pero con ganas y actitud consiguió su cuarta igualdad al hilo.

Al igual que el partido ante Unión, San Lorenzo arrancó el encuentro de buena manera y hasta tuvo una chance clara para abrir el marcador antes de los cinco minutos, pero Franco Armani respondió de gran manera ante un remate cruzado de Nicolás Reniero. Sin embargo, pasado el cuarto de hora River se adueñó del juego. El conjunto Millonario adelantó su línea defensiva hasta la mitad de la cancha y a partir de allí ejerció la presión. El ciclón intentaba salir del asedio jugando con la pelota por el piso pero las imprecisiones lo hacían perderla rápidamente.

La dupla de volantes centrales azulgranas, compuesta por Franco Moyano y Gerónimo Poblete, no daba abasto para cubrir las subidas de los mediocampistas visitantes que jugaban el 2-1 por las bandas. Claudio Biaggio volvió a colocar a Ruben Botta y Pablo Mouche por los extremos, jugadores que por sus características ofensivas dejan mucho espacio a sus espaldas, situación de la cual sacó máximo provecho Juan Fernando Quintero. Un mal pase en ataque del lateral izquierdo Elías Pereyra, le permitió al creativo colombiano recibir en soledad y con la cancha de frente en ese sector del campo para dibujar una carrera hacia el centro que culminó con un remate preciso desde el borde del área para poner el 1-0.

Ya en el segundo tiempo las posturas de ambos equipos se invirtieron. San Lorenzo, obligado por el resultado, se adelantó en el campo y salió a buscar el empate; mientras que River sintió el desgaste físico del partido entresemana ante Racing y poco a poco se fue quedando. Comandado por Poblete, los de Boedo recuperaban la pelota en tres cuartos e intentaban avanzar por los costados, especialmente por la derecha con el tándem Víctor Salazar – Mouche.

A pesar de las ganas y la actitud el Ciclón carecía de creatividad para poder profundizar los ataques y llegar con chances serias de inquietar a Armani. Para solucionar esto, Biaggio mandó a la cancha a Nahuel Barrios y Bautista Merlini en reemplazo de Mouche y Salazar –lesionado- apostando por la rebeldía y la velocidad de los juveniles. Pese a las pocas ideas, de tanto insistir los locales llegaron al empate. Tras un muy buen tiro de esquina de Ruben Botta, Nicolás Blandi anticipó a todos en el primer palo para poner la igualdad y parar en 963 minutos el record sin recibir goles del arquero millonario. En los minutos finales el Ciclón hizo algún intento mas por ganar el partido pero la expulsión de Reniero hizo que el equipo se resguardara para no quedarse con las manos vacías.

De esta manera, San Lorenzo consiguió su cuarto empate en la misma cantidad de partidos jugados en la Superliga. Pese a no conseguir el triunfo, el equipó dejo una imagen mucho mejor que el partido anterior y volvió a tener rendimientos individuales muy altos. Fabricio Coloccini y Marcos Senesi, a base de anticipos y cortes precisos, brindan seguridad en la zaga central. Poblete, a pesar de los pocos partidos, ya se adueñó del mediocampo. Y Blandi, goleador y capitán, siempre dice presente. Biaggio cuenta con una columna vertebral en gran nivel, de modo que si logra acoplar al resto del equipo los resultados positivos no tardaran en llegar, pero por ahora solo empata.