LEVANTARSE ERA OBLIGACIÓN

0

San Lorenzo le ganó 1-0 a Atlético Mineiro por la ida de la primera fase de la Copa Sudamericana. El Ciclón logró levantarse rápidamente tras la goleada sufrida ante Godoy Cruz y consiguió un resultado favorable de cara a la revancha en Brasil dentro de un mes.

Tan solo Nicolás Navarro, Robert Piris da Motta y Nicolás Blandi se mantuvieron en el once inicial con respecto al equipo que cayó ante Godoy Cruz el fin de semana. Ni el 4-3-1-2 de Claudio Biaggio soportó semejante resultado por lo que el DT planteó un clásico 4-4-2 con un doble cinco de marca y dos volantes bien abiertos para enfrentar al conjunto brasilero. Y las variantes dieron resultado, tanto desde la actitud como del funcionamiento colectivo.

Desde el comienzo del partido San Lorenzo presionó bien arriba, con la intención de ahogar al rival, recuperar la pelota y hacerse de la tenencia para dominar el juego. La dupla de volantes centrales conformada por Juan Mercier y Da Motta cumplió un rol determinante ya que se adueñaron del centro del campo haciéndose de los rebotes y frenando los avances del Mineiro. También fue importante la labor de Gabriel Gudiño y Alexis Castro por las bandas ya que colaboraron tanto en defensa como en ataque. Justamente el gol llegó por un remate de Castro que tras un desvió en el camino complicó al arquero que dio un rebote corto y Gudiño aprovechó para abrir el marcador.

Hay que destacar que San Lorenzo con la ventaja a su favor salió al segundo tiempo con la misma actitud e intensidad de los primeros 45 minutos. Esta vez no optó por meterse atrás y jugar de contra sino que siguió presionando y atacando con la intención de ampliar el marcador. Con la vuelta a la titularidad de Paulo Díaz y Gabriel Rojas y la ayuda de los volantes, los de Boedo estuvieron firmes y no dieron libertades por los extremos, zona que los tuvo a mal traer ante el Tomba. Otro punto alto fue la pareja de centrales integrada por Gonzalo Rodríguez y Marcos Senesi. Además de mostrar solidez en los cruces y en los duelos con los delanteros rivales, ambos son prolijos y tienen buen pie para salir jugando con la pelota dominada.

Si bien San Lorenzo redondeó un buen partido en líneas generales, quizás le faltó un poco de creatividad para ser más profundo. La falta de un socio para Ruben Botta le quitó elaboración a los cuervos que inquietaron al conjunto galo pero más que nada con centros sin tanto peligro. Aunque el resultado parece corto, el Ciclón dio una respuesta más que positiva después del tropezón del domingo y mantuvo el arco en cero, cuestión muy importante en este tipo de competencias.

Share.

About Author

24 Años. Socio Refundador. La pelota siempre a Messi

Leave A Reply