HURACÁN PLANTÓ CARA; SAN LORENZO, CORTO DE IDEAS

0

La Copa de la Superliga trajo un nuevo choque entre San Lorenzo y Huracán, entre Jorge Almirón y Antonio Mohamed, y un nuevo duelo táctico interesante de analizar. Es que el empate 0-0, idéntico resultado al del clásico del pasado 20 de enero, tuvo varios cambios de esquema y de posicionamientos que convirtieron un clásico disputado con ciertos recaudos en un interesante partido.

La postura inicial de Huracán fue un espejar esquema; un 4-3-3 para competir mano a mano la posesión de la pelota e intentar profundizar por afuera. Este posicionamiento rígido tuvo un claro perjudicado: Andrés Roa, quien vio sacrificada su habitual función de enganche para jugar como extremo por izquierda, con la responsabilidad de perseguir al lateral Andrés Herrera, de muy buen partido. Por su parte, San Lorenzo no se salió del plan inicial en la primera parte, donde tuvo 30 minutos de buenas combinaciones y todo el repertorio que Almirón desea, aunque con el problema común de todo el semestre: la falta de presencia en el área.

San Lorenzo en ataque. Andrés Herrera hace la diagonal de afuera hacia adentro para dejarle el carril a Juan Camilo Salazar contra Omar Alderete. Una constante de ambos laterales azulgranas.

Las variantes de San Lorenzo para llegar al área rival son muchas. Con Román Martínez manejando los hilos de cada ataque, el lado predilecto fue el derecho con Juan Camilo Salazar y Herrera, aprovechando las falencias del lateral izquierdo Omar Alderete. Huracán, con el plan inicial sin efecto, optó por el repliegue total sobre su arco, dejando el dominio de la pelota a favor del conjunto de Almirón, que tuvo algunas ocasiones de gol. El desequilibrio individual de Nahuel Barrios, en consonancia con sus últimos partidos, fue otra de las vías de ataque predilectas, con el apoyo de Damián Pérez haciendo uso de las habituales diagonales en este equipo.

Tras el primer tiempo, Huracán revirtió su postura inicial. Mohamed ubicó a Patricio Toranzo encima de Raúl Loaiza, clave en el primer pase azulgrana, para enlentecer la progresión de los ataques y poder contragolpear mas efectivamente. El nuevo 4-4-1-1 le dio al Globo mas armonía defensiva y tuvo otra vitalidad para poder atacar. Sin el primer pase claro, San Lorenzo fue mas impreciso y Huracán intentó explotar las espaldas de los laterales con cierto éxito gracias a la constante lucha de Norberto Briasco, el mejor jugador del conjunto de Parque Patricios. Mediando el segundo tiempo fue expulsado el central Lucas Merolla y el repligue fue la vía de escape de Huracán para no sufrir tanto atrás.

El ingreso de Lucas Barrios sobre el final aportó algo de aire para aguantar la pelota en ataque y cerrar un empate que deja mas tranquilo al conjunto de Antonio Mohamed de cara al partido de vuelta. San Lorenzo se fue diluyendo en la búsqueda y las asociaciones comenzaron a tomar un tinte cansino y previsible, lo que facilitó el trabajo defensivo del conjunto Quemero. Dentro de la magra campaña, Huracán plantó cara en el Bajo Flores y readaptó su plan de juego a lo que mejor le sienta en estos momentos de incertidumbre. El próximo partido será una prueba para ambos entrenadores, en búsqueda de profundizar sus ideas y superar al rival.

Share.

About Author

Do NOT follow this link or you will be banned from the site!