NI FÚTBOL NI GOL

0

River recibió a Palestino en su segunda presentación en esta Copa Libertadores, luego de empatar ante Alianza Lima en el debut. En un principio, pareció que los dos equipos apostaban por esquemas tácticos similares, sendos 4-3-1-2 en los que Juan Fernando Quintero y Luis Jiménez cumplían funciones similares, siendo los hombres libres por delante de los mediocampistas. Sin embargo, con el correr de los minutos lo del Millonario fue mutando a un 4-2-3-1, ya que Enzo Pérez se ubicó en la misma línea que Leonardo Ponzio, y el que pasó a jugar libre fue Ignacio Fernández, con Lucas Pratto y el mencionado Quintero abiertos a los costados de Rafael Santos Borré.

Lo cierto es que con ninguna de las dos disposiciones los dirigidos por Matías Biscay lograron demasiada fluidez en sus posesiones, y en esto tuvo mucho que ver el buen trabajo de presión sobre la pelota que realizó el conjunto chileno. Sin refugiarse y tratando de defender siempre lo más lejos posible de su propio arco, Palestino salió a jugar de igual a igual al campeón de América, e incluso logró inquietar seguido a Franco Armani. Pese a esto, River fue levemente superior en el primer tiempo, aunque nunca dio la sensación de sentirse cómodo en el partido.

En la segunda etapa, el trámite continuó planteado de la misma manera, con el local sin poder encontrar claridad en ofensiva. Sin embargo, de la mano del ingreso de Cristian Ferreira, llegaría el mejor momento de River en el partido. Con el ingreso del juvenil, el campeón defensor comenzó a juntar pases en campo rival y por primera vez acorraló a Palestino. Las llegadas al área de Fernández fueron un factor diferencial, pero el arquero Ignacio González y los problemas para definir del ex Gimnasia le impidieron abrir el marcador. Por su parte, el centrodelantero Lucas Passerini fue de lo más destacado en la visita, buscando pivotear para dejar de cara a sus compeñeros y peleando permanentemente con los centrales.

Share.

About Author

Leave A Reply