SE NOTÓ EL CANSANCIO

0
Foto: @RiverLPM

Apenas 72 horas después de la remontada ante Jorge Wilstermann, River debía defender la punta de la Superliga, que compite mano a mano con el imparable Boca de Benedetto y compañía. El rival, Argentinos Juniors, venía de perder sus dos primeros partidos y que llegaba motivado pero escaso de recursos futbolísticos a priori. Sin embargo, se llevó a La Paternal un punto que cotiza en bolsa, mientras que La Banda se perdió la chance de seguir en la cima.

Marcelo Gallardo le dio descanso a Jonatan Maidana y Leonardo Ponzio, y armó una defensa inédita: línea de tres con Gonzalo Montiel como stopper por derecha, Javier Pinola como stopper por izquierda y Alexander Barboza de líbero. En el mediocampo, Iván Rossi, Enzo Pérez y Marcelo Saracchi, un tridente arriba formado por Ignacio Fernández, Gonzalo Martínez y Carlos Auzqui, y Nacho Scocco como única referencia de área. Un equipo con nombres fuertes, sin laterales como contra Wilstermann; un 3-3-3-1 innovador, al cual le faltó conexiones y no brindó un buen espectáculo. No obstante, considerando el rival y el envión anímico, parecía que con poco se iba a superar. Después de la rápida apertura del marcador por intermedio de Gonzalo Martínez, el segundo estuvo al caer: Enzo Pérez estrelló un remate en el travesaño.

Sin lucirse y casi sin proponérselo, River ganaba y superaba con justicia al Bicho. Pero el destino tenía otros planes: un grosero error de Montiel le dejó servida la pelota a Nicolás González, que no dudó y ajustició a Germán Lux, que nada pudo hacer. En el lapso final del primer tiempo, Argentinos se adueñó del protagonismo en El Monumental, aún con los ecos de la goleada del jueves, sin pensar que el último del torneo le estaba empatando el partido.

En el complemento, Gallardo intentó despertar a su equipo con los ingresos de Ariel Rojas (de floja performance), Nicolás De La Cruz y Rafael Santos Borré. El Bicho, con sus herramientas y con su juventud, se plantó inteligentemente y hasta tuvo una ocasión inmejorable de darlo vuelta, que Damián Batallini dilapidó. River recién se dio cuenta de jugar en ofensiva cuando faltaban 15 minutos, donde arremetió pero se topó con un seguro Gómez, que fue confirmado por Berti a último momento y respondió para que Argentinos sume su primera unidad de la Superliga.

El Millonario perdió dos puntos, aunque aún quedan 23 fechas. Es un campeonato muy largo, pero es imposible no recordar que el Torneo de la Independencia, del cual River fue subcampeón, se lamentaron los puntos desperdiciados en el primer semestre del mismo. Para la semifinal de la Libertadores aún queda un mes. Mientras tanto, descuidar el torneo sería una picardía.
Por: Nicolás Diz.
Share.

About Author

El fútbol de otra manera.

Leave A Reply