SISTEMA MATA ENVIÓN

0

En poco más de 20 minutos, River Plate encaminó su triunfo ante Newell’s. A partir de allí, debió, sí, administrar bien la ventaja, continuar trabajando el partido para evitar complicaciones. Pero el puntapié inicial estuvo bien dado: con solvencia y determinación. Marcelo Gallardo volvió a optar por un sistema de tres defensores centrales, con Camilo Mayada y Nicolás De La Cruz ensanchando el campo de juego. El carril central lo completaron Enzo Pérez, Bruno Zuculini, Cristian Ferreira y los dos delanteros, Matías Suárez y Lucas Pratto. Por su parte, más que la ausencia de Maxi Rodríguez, Newell’s debía trabajar en su plan de partido. Acostumbrado en el último tramo de Superliga a buscar mayor protagonismo desde la pelota, esta vez la jerarquía del rival le vislumbraba un panorama más difícil para conseguir aquello. Por eso, el envión anímico no era suficiente para los de Héctor Bidoglio, que debían poner mucha atención a cómo y dónde ejercería su presión.

Newell’s matizó entre dos posturas. Una fue que los extremos tengan muy presente las posiciones de los carrileros riverplatenses,  y dejar libres a los dos stoppers para que sean ellos los encargados de subir el bloque. Pero la más frecuente, por la rápida apertura del marcador, fue situar a sus extremos muy cerca de los centrales de River. Esto generaba un 3v3 que obligaba al local a acercar apoyos. No fue esto un dolor de cabeza para los de Gallardo: Enzo Pérez, Zuculini y Ferreira tenían la respuesta, con buen timing para pedir, girar, tocar. Al mediocampo visitante, quizás consciente de que su pareja de centrales (Teodoro Paredes y Fabricio Fontanini) no se encuentra cómoda a campo abierto, le costó ir tan lejos. Cuando lo hizo, logró algunas recuperaciones que pusieron al equipo en buena situación para generar peligro.

A los laterales de Newell’s también les costó decidir dónde esperarían a Mayada y De La Cruz. Los uruguayos, además, estuvieron muy activos, con confianza y determinación. De hecho, ambos tuvieron participación directa con dos desbordes en la jugada previa a los goles. Esto, sumado a que la jerarquía de River también lograba con frecuencia imponerse en otros duelos de la cancha, puso a River en una situación muy ventajosa. Newell’s confió en su gran mediocentro, Braian Rivero, que por momentos robaba en el círculo central y permitía empezar a gestar la jugada desde un ritmo bajo. La alegria por el descuento de Alexis Rodríguez le duró poco a la visita, ya que Cristian Ferreira volvió a hacer gala de su pegada para sellar el 3-1.

En el complemento, River debió realizar modificaciones por la lesión de Robert Rojas, mientras que Newell’s se decidió a presionar más alto y con el ingreso de Víctor Figueroa sumó un punto de control en sus posesiones. Gallardo, visto que el contexto ya no le era tan favorable, tomó la decisión de simplificar la propuesta con un 4-4-2 que dejó a Ferreira y De La Cruz en bandas. El juvenil surgido de inferiores fabricó un penal bien rematado por Ignacio Scocco, y a partir de allí al partido le sobraron algunos minutos. River se quedó con otro triunfo importante y bien trabajado. Gallardo puede sacar conclusiones positivas de nuevo esquema, y aún sin Juan Fernando Quintero, se vio a futbolistas capaces de dar un paso adelante: Enzo Pérez, Mayada, De La Cruz, Suárez, fueron algunos de los puntos altos en el triunfo ante un Newell’s que aún está en formación.

 

Share.

About Author

1994. Si no rueda una pelota me siento incompleto. Cuando sea grande diré que vi jugar a Messi. Disfruto de leer y escribir.

Leave A Reply