River 4-1 San Martín de San Juan 2018.

HIZO VALER LA LÓGICA

Desde el análisis de los nombres que eligió para el once titular con el que River disputaría su partido correspondiente a la quinta fecha de la Superliga frente a San Martín de San Juan, ya se podía suponer que Marcelo Gallardo apostaba por un equipo voraz y de transiciones rápidas. Las pistas eran muchas: la presencia de dos laterales muy ofensivos como Jorge Moreira y Camilo Mayada; el mediocampo con muy poco juego horizontal que conformaron Enzo Pérez, Bruno Zuculini e Ignacio Fernández; y principalmente un inédito tridente de ataque con Rodrigo Mora acompañando a Lucas Pratto e Ignacio Scocco. Lo que se vio en la cancha fue bastante cercano a lo que seguramente el entrenador imaginó, todos los goles que le habían faltado al equipo en las fechas previas llegaron juntos, y el resultado fue un contundente 4-1 que significó el primer triunfo en este campeonato.

Desde el arranque mismo del partido River fue quien dominó la pelota y tuvo las acciones más claras. El conjunto dirigido por Walter Coyette no se refugió, intentó cambiar ataque por ataque y lastimar a espaldas de Moreira y Mayada, pero la potencia ofensiva del local fue demasiado para los sanjuaninos. El tándem conformado por el uruguayo y su compatriota Mora por izquierda fue la gran llave para abrir el encuentro, con el agregado de un Pratto muy activo que supo utilizar con acierto su físico para pivotear y poner de cara al arco a sus compañeros que llegaban de frente. El 2-0 con el que finalizó el primer tiempo reflejó lo sucedido en el campo de juego, donde el Millonario fue un verdadero vendaval.

Para colmo, ni bien empezada la segunda etapa un error en la salida de San Martín le permitiría a Mora sellar su doblete y estirar a tres goles la ventaja. A partir de ese momento, River intentó bajarle el ritmo al juego pero en algunos momentos se relajó por demás. El visitante llegó al descuento a través de una pelota parada, quizás la arista a mejorar más importante de los de Gallardo, que sufrieron bastante por esa vía. Finalmente, los ingresos de Exequiel Palacios, Gonzalo Martínez y Rafael Santos Borré sirvieron para recuperar la consistencia y redondear una goleada que, polémicas arbitrales al margen, mostró a las claras las diferencias de calidad entre un equipo y el otro.