HIZO PESAR LA JERARQUÍA

0

River derrotó por 3-1 a Villa Dálmine en Formosa y avanzó a los octavos de final de la Copa Argentina, en un encuentro bastante parejo que terminó decantándose hacia su lado más por las diferencias de jerarquía entre los jugadores de uno y otro equipo que por el desarrollo del juego.

Contrariamente a lo que podría haberse imaginado en la previa, el equipo que milita en el Nacional B fue quien dominó el trámite del encuentro en los primeros minutos. Vehemente para disputar cada pelota dividida y convencido de su plan, eligió apostar al juego directo ubicando a dos centrodelanteros a pelear mano a mano con los centrales rivales y explotó al máximo las bandas jugando a espaldas de los laterales Gonzalo Montiel y Milton Casco, quizás el punto más flojo a revisar de cara al futuro inmediato para el Millonario. En ese lapso volvió a agigantarse la figura de Franco Armani, que comenzó el semestre en el mismo nivel en el que había terminado el anterior, y tuvo dos intervenciones importantísimas para sostener el por entonces parcial 0-0.

Sin embargo, en la primera llegada a fondo de River, Gonzalo Martínez lanzó un preciso envío frontal para dejar mano a mano con el arquero a Ignacio Scocco, quien luego de un gran control de pelota gambeteó hacia afuera y recibió la falta del penal que el propio “Pity” cambió por gol para abrir el marcador. Una jugada que grafica a la perfección lo que fue el partido: a los dirigidos por Marcelo Gallardo no les hizo falta (o no pudieron) ser avasallantes para marcar diferencias,; les bastó con la enorme jerarquía que tienen en ambas áreas para inclinar la balanza a su favor.

En el segundo tiempo todo seguiría de la misma manera con la salvedad de que, luego del segundo tanto, Villa Dálmine bajó definitivamente los brazos y ya no logró presionar de la manera en la que lo había hecho en la primera mitad. A partir de ese momento River empezó a manejar el balón con muchísima más libertad, con Ignacio Fernández como jugador más destacado manejando los hilos de mitad de cancha hacia adelante y pisando el área con bastante asiduidad, movimiento que ya le había traído muchos réditos la semana anterior ante Central Norte. Lucas Pratto también se lució, aportando un gol y una asistencia.

Con la clasificación ya consumada todos los cañones ahora apuntan al próximo partido oficial, que será nada menos que el choque de ida ante Racing por los octavos de final de la Copa Libertadores, certamen que parece ser el gran objetivo de lo que queda del año. Gallardo deberá decidir si elige darle confianza al equipo que jugó estos primeros dos encuentros o si apuesta al regreso de Enzo Pérez y Juan Fernando Quintero, dos futbolistas de una calidad indudable que por su participación en el Mundial no pudieron realizar la pretemporada junto a sus compañeros.

Por: Juan Manuel Pereyra
@JuancePereyra

Share.

About Author

El fútbol de otra manera.

Leave A Reply