LA VERSATILIDAD, OTRA MATERIA PENDIENTE

0

Racing careció de juego, no pudo salirse de su libreto y solamente empató sin goles contra San Martín, un rival limitado y con poco peso ofensivo. El Verdinegro achicó espacios y el equipo de Cocca no supo cómo desnivelar. Juego ausente y chances forzadas.

El pasaje a Cuartos de Copa Sudamericana valió oro. Se consiguió tiempo para aceitar, eliminar a un duro rival y mantener la ilusión internacional. Sin embargo, Racing no pudo cambiar el chip para la Superliga, empató 0-0 con San Martín de San Juan sin ideas, con poca intensidad y casi sin inquietar a un adversario notoriamente inferior.

El plan del Verdinegro fue cerrarle espacios y cederle la pelota a un equipo sin generadores de juego y que, en lugares reducidos, no tiene sorpresa. El juego de la Academia fue anunciado, simple y aburrido. El desgaste por el esfuerzo realizado contra Corinthians pasó factura y acentuó las limitaciones en mover la pelota de manera productiva: Matías Zaracho y Diego González estuvieron poco gravitantes y lentos para encontrar receptores bien ubicados.

Alexis Soto y Augusto Solari quisieron romper por afuera, pero se repitieron en centros mal ejecutados, sin ningún volante que se muestre como opción para asociarse. Sin gambeteadores para mover la estructura defensiva rival, la posesión de Racing fue monótona y poco trascendente. Ahí es donde aparece el error de Cocca: con la lesión de Vittor, tuvo la oportunidad de reacomodar las necesidades, pero ingresó Arévalo Ríos, que volvió a tener un nivel deficiente para recuperar y casi siempre estuvo mal posicionado.

A este conjunto en formación el entrenador deberá saber encontrarle versatilidad dentro de un esquema de cinco defensores necesario: cuando cambió a línea de cuatro, San Martín lo complicó con muy poco. Racing sabe a la perfección la función para enfrentarse a rivales mejores o más complicados. Pero frente a los que van al Cilindro a defenderse sufre su poco ingenio.

La ausencia de Lucas Orban limita la salida limpia y el equipo tiende a dividir la pelota; Pillud-Solari es un tándem que se pisa y anula mutuamente, donde el lateral sobra; Arévalo Ríos no es útil dentro de la necesidad de pararse más adelante en el campo. Quizás sea hora de que Nicolás Oroz y Andrés Ibargüen (interesantísimo ingreso) tengan más minutos. El primero puede formar sociedades con Lisandro y Zaracho, filtrar pases para los delanteros. Por su parte, el colombiano es temible en el uno contra uno y tiene el talento para desnivelar con velocidad y gambeta.

La renovación forzosa del plantel provocó que se ralentice el encontrar una identidad definida y Racing aún navega en dudas. De a poco va tomando forma y transitando un camino estable, pero los déficits importantes existen. Al del juego ahora queda en evidencia el de conseguir una versatilidad que permita distinguir la complejidad entre un rival y otro para poder abordarlo de maneras más efectivas.

Share.

About Author

Leave A Reply