DISCIPLINA Y MÚSCULO, LAS CLAVES DE LA CLASIFICACIÓN

0

Racing sacó a Corinthians, uno de los candidatos a ganar la Copa Sudamericana, y consiguió la clasificación luego de un empate trabajoso sin goles en el Cilindro. Con un desempeño tácticamente perfecto y mucho rigor en 135 minutos de la serie, a la Academia le alcanzó para superar los Octavos de Final.

Así como se pueden encontrar errores como el del último fin de semana en la Superliga, la serie contra el Corinthians de Brasil contó con una gran influencia de Diego Cocca, un estratega al que le seducen los partidos cerrados, los planteos minuciosos en grandes citas. Para anular al puntero del Brasileirao (le lleva diez unidades a Gremio), el entrenador sacó el pizarrón y convenció al equipo para cerrar filas cerca del arco propio y apostó por la jerarquía existente del medio hacia adelante.

En un mano a mano de esos que se juegan dependiendo el resultado vigente, el 1-1 de la ida fue un espaldarazo para la planificación de Racing. Minimizó el potencial ofensivo y la calidad de las posesiones del Timao. Lo obligó a chocar con el batallón de defensores o retroceder los avances.

Jadson y Marquinhos no pudieron crear; Ángel Romero y Marciel no pudieron quedar en ventaja numérica sobre Augusto Solari; Miguel Barbieri y Sergio Vittor se encargaron de que Jo no pudiese recibir cómodo; Arévalo Ríos desbarató los circuitos; Lisandro López se colocó recostado sobre la izquierda para, en términos ajedrecistas, clavar la posición de Fágner, uno de los puñales sorpresa de los paulistas.

Dependiendo la circunstancia, la primera línea de Racing muta de tres a cinco hombres. En el Arena Corinthians fue de tres, pero en el Cilindro fue decididamente de cinco: Solari y Alexis Soto no llegaron nunca al fondo y se preocuparon más por no perder su zona de cobertura que por dañar al rival. Con Diego González carente de lucidez, los ataques del local recayeron en inspiraciones de Lisandro y rebeldía del siempre voluntarioso Matías Zaracho.

La experiencia internacional de Arévalo Ríos hizo su estreno en Avellaneda con una actuación estelar y vital para sostener el esquema de resistencia impuesto por el técnico. Aunque faltó brillo y el fútbol no apareció, primó el sacrificio y la minuciosidad con el que Racing llegó al objetivo: obtuvo la clasificación, superó al mejor de Brasil y ahora se medirá con el último campeón paraguayo.

Cocca ganó más que un cruce copero: consiguió más tiempo para aceitar una idea, ampliar la gama de recursos de un sistema que deberá obtener más variantes para llegar lejos, pero que camina a paso firme e incomoda a cualquier rival.

Share.

About Author

Leave A Reply