El ideal de Coudet se lució a puro toque.

EL IDEAL DE COUDET SE LUCIÓ A PURO TOQUE

El Chacho pudo implementar su equipo ideal ante Patronato y obtuvo una exhibición apabullante. El 5-0 fue producto de un conjunto que hizo culto de la posesión y mostró credenciales por arriba y de contraataque. Racing empieza a tomar forma y, sobre todo, un estilo.

Tras un bajón en el rendimiento tras la seguidilla Godoy Cruz-Cruzeiro-Vélez-Chacarita, la Academia volvió a demostrar un nivel Premium con una superioridad absoluta sobre su rival. Esta vez fue Patronato quien no pudo contener el poderío de un equipo que contó con un repertorio amplio para lastimar, manejó los tiempos del desarrollo y prácticamente no vio trabajar a Juan Musso.

Eduardo Coudet pudo implementar el equipo ideal que tiene en su cabeza por primera vez en el campeonato. Con el «Pulpo» Diego González como auxilio de Nery Domínguez; con Lisandro en modo estratega volviendo a tener un partido top; Neri Cardozo marcando los caminos, Lautaro Martínez atropellando y dos centrales invencibles en las dos áreas, Racing caminó a los entrerrianos.

Con el trivote Pulpo-Nery-Neri, la posesión de la pelota estuvo asegurada con una circulación rápida, dinámica para filtrar entre líneas o desprenderse sin balón, buscando a Alexis Soto y Ricardo Centurión bien abiertos o incluyendo a Lisandro en el circuito. Una de las claves para que el equipo pueda controlarla está en los centrales: Alejandro Donatti y Leonardo Sigali son el primer eslabón de la cadena, están obligados a comenzar la cadena de pases, buscando a Domínguez o, incluso más allá, a Lautaro o Lisandro a las espaldas de los volantes.

Uno de los aspectos más positivos de este Racing es la versatilidad. Cuando el andar está cerrado, siempre encuentra maneras de abrirlo. Otra vez fue el juego aéreo el que rompió el marcador: en el último mercado de pases ganó pateadores precisos y cabeceadores formidables. Además, en medio del transcurso, puede herir de contra sin estar plantado sustancialmente de esa manera.

En la previa de dos meses muy cargados por la cantidad de partidos, la Academia sacó 22 puntos de 24, un colchón importante. El parate vendrá bien para seguir mejorando un conjunto que aún está en proceso de gestación, pero que ya se acostumbró a ganar.