RACING SE IMPUSO ENTRE VARIANTES Y DESAJUSTES

0

La Academia arrancó con el pie derecho en la Libertadores, apelando a todo el repertorio que plantea Coudet: dominio, posesión, presión, pelota parada, contraataque. Sin embargo, pese a que la Academia se impuso, Cruzeiro desnudó falencias a tener en cuenta en defensa y el mediocampo. La alarma se encendió en el debut.

Racing pisó fuerte en el estreno copero ante el gran candidato del grupo, Cruzeiro. La Academia jugó un partido deslucido, con pocos momentos bajo un control favorable, pero logró que su rival esté siempre atrás en el marcador. Los dirigidos por Eduardo Coudet debieron recurrir a todos los recursos disponibles para sostenerse ante los brasileros, que desnudaron desajustes en el retroceso, les quitaron la pelota a los volantes, asediaron a Juan Musso y demostraron que, pese al buen nivel y momento, los de Avellaneda siguen siendo un equipo en formación.

El motivo por el que la Academia salió victorioso del debut tiene nombre y apellido: Lautaro Martínez. El crack tuvo un partido discreto con la pelota y moviéndose fuera del área, pero dentro fue letal. Su alto índice de eficacia fue un alivio para un equipo que no encontró caminos fluidos para atacar, sin llegadores desde atrás y recurriendo al mano a mano. Además del bahiense, Neri Cardozo y Nery Domínguez volvieron a lucirse con la pelota, pero fueron expuestos en la tenencia de Cruzeiro.

Los brasileros le robaron la pelota a Racing y con una gran capacidad de circulación se filtraron por la línea media hasta ser dueños totales del mediocampo, quebrando la presión rival con pases a uno o dos toques. Sin la ayuda de Ricardo Centurión y con Matías Zaracho debiendo cerrarse para ayudar a Nery, los laterales debieron jugar un mano a mano constante contra Giorgian De Arrascaeta, Rafinha y Robinho, siendo ese el eslabón más débil de la Acadé. Además, la amplitud de Cruzeiro provocó que Alejandro Donatti y Leonardo Sigali no permanecieran en su zona de confort; los separó y también filtró volantes para llegar por sorpresa.

A pesar de esto, sobraron aspectos positivos para la tranquilidad de Coudet: contra un adversario de fuste, su laboratorio en la pelota parada dio resultado –de ahí llegó el hat-trick de Lautaro-, el equipo tuvo un dominio abrumador cuando estuvo 1-0, fue peligroso parado de contraataque y tuvo respuestas desde el banco de suplentes: Augusto Solari lleva un buen rendimiento en los pocos minutos disputados. Además, la dupla Neri-Nery sigue siendo el núcleo de la estructura.

El debut en la Libertadores fue exitoso y con tiempo de crecer hasta la próxima fecha hay optimismo. Lo más sobresaliente fue que, con un nivel de cinco o seis puntos, le hizo cuatro goles a uno de los mejores de Brasil. Con Lautaro como bandera parece no haber imposibles. Mientras el equipo sigue en formación ya son cinco las victorias consecutivas.

Share.

About Author

Leave A Reply